Miercoles, 30 de Julio de 2014 05:01
Título
Foro
 

Yevon

De La Capital Olvidada

Escuela de pensamiento que constituía la base de la vida en Spira. El pueblo, que debía vivir expuesto al horror de Sinh, hallaba esperanza y relativo solaz en el conjunto de preceptos conocido como Dogma de Yevon, que de esta manera contribuía a mantener el orden en el mundo. Los reponsables de difundir y hacer cumplir el Dogma formaban el Clero. Sus líderes recibían el nombre de Venerables, siendo el Venerable Supremo el líder espiritual de toda Spira. El Clero construyó templos en varios lugares del mundo como imponentes símbolos del Dogma. Desde su sede central en Bevelle, Yevon dominaba prácticamente toda Spira. Sólo los albhed se oponían abiertamente al Clero, mientras que humanos, ronso y guado acabaron uniéndose al Dogma de Yevon. El brazo armado de Yevon estaba constituido por los monjes guerreros, que se aseguraban del cumplimiento del Dogma. Los legionarios también servían al Clero antes de que fueran excomulgados.

Contenido

Origen

El Clero surgió hace unos mil años, tras la aparición de Sinh al final de la Guerra de las Máquinas. Según el Dogma de Yevon, Sinh apareció precisamente como consecuencia del uso de las máquinas, por lo que el Clero prohibió su uso con tan sólo algunas excepciones. Yu Yevon, el creador de Sinh, empezó a ser venerado, ya que el Clero extendió la creencia de que la bestia desaparecería si el pueblo expiaba sus pecados. Fue Yunalesca, hija de Yu Yevon, la que creó esta escuela de pensamiento para conseguir que su padre fuera venerado en toda Spira a pesar de ser el responsable de la creación de Sinh. Con el tiempo, prácticamente toda Spira empezó a seguir las doctrinas de Yevon, siendo pocos los que atrevían a oponerse.

Señal sagrada y Salmo de Yevon

La señal sagrada de Yevon, usada en rezos, oraciones y como forma de saludo, era utilizada antiguamente en Zanarkand como señal de la victoria en el blitzbol, pero fue incorporado posteriormente al Dogma. Consistía en una compleja gesticulación que incluía un movimiento circular de los brazos, la colocación de las manos delante del pecho simulando la sujección de una esfera y una reverencia. Otro elemento importante era el Salmo de Yevon. Esta canción fue creada originalmente por los habitantes de Zanarkand. Tras la aprición de Sinh, el Salmo empezó a ser utilizado por los opositores del Clero, entre ellos los albhed. Aunque la la canción fue inicialmente prohibida, el Clero acabó levantando la prohibición y empezó a extender la creencia de que el salmo apaciguaba a los muertos. De esta forma, la canción pasó a formar parte del Dogma de Yevon y se extendió por toda Spira. El Salmo de Yevon solía ser cantado por los oradores, por lo que podía ser escuchado en todos los templos de Yevon.

Los invocadores y su peregrinaje

Otra tradición importante para Yevon era el peregrinaje llevado a cabo por los invocadores, que visitaban los oradores de los distintos templos para conseguir el poder de los eones. El destino final del peregrinaje eran las Ruinas de Zanarkand, donde el invocador conseguía la invocación suprema, única forma conocida de derrotar a Sinh. Usando el eón supremo, el invocador podía derrotar a Sinh, pero moría inevitablemente en la confrontación. Además, Sinh volvía a renacer algún tiempo después, por lo que nuevos invocadores tenían que iniciar nuevos peregrinajes. El intervalo de tiempo entre la derrota de Sinh y su reaparición se conocía como la Calma. Otro ritual del que se encargaban los invocadores era el envío, una danza cuyo objetivo era enviar las almas de los difuntos a su destino final en el Etéreo. Aquellos que no eran enviados se convertían en monstruos.

La verdad sobre el Dogma

La realidad es que Yevon y todo el Dogma no eran más que una enorme mentira que perduró durante mil años. Ni la prohibición de las máquinas ni el rito de la invocación suprema podrían acabar definitivamente con Sinh. Además, el Clero utilizaba máquinas en secreto, a pesar de que el Dogma las prohibía. Yevon se mantuvo vigente en Spira durante mil años para dar esperanza al pueblo y evitar que cayera en la desesperación, algo inevitable si se supiera que Sinh jamás podría desaparecer. Sólo los Venerables conocían la verdad sobre Sinh, Yu Yevon y la invocación suprema. El resto del Clero y los demás habitantes de Spira desconocían completamente estos aspectos.

El fin de Yevon

Finalmente fueron Yuna y sus guardianes quienes revelaron el lado oscuro de Yevon, precipitando el fin de la hegemonía del Clero. Posteriormente derrotaron a Sinh de manera definitiva usando métodos no tradicionales, lo que significó el comienzo de la Calma Eterna. Aunque Yevon desapareció completamente después de estos acontecimientos, a muchos les resultó difícil abandonar por completo el Dogma. Debido a esto, un año después del comienzo de la Calma Eterna se fundó Nuevo Yevon, una organización formada fundamentalmente a partir de antiguos miembros del Clero.

  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial