Sabado, 19 de Abril de 2014 19:11
Título
Foro
 

Oerba Dia Vanille

De La Capital Olvidada

(Redirigido desde Vanille)

Joven que residía junto a Fang en Oerba, una pacífica comunidad del Gran Paals formada por varios clanes que adoraban y temían a partes iguales al fal'Cie Ánima, a quien consideraban su dios protector. Vanille es una simpática y risueña jovencita que ilumina a todo el mundo con su alegría. Su nombre significa "Vanille del clan Dia, oriunda de Oerba".

Contenido

Datos personales

  • Edad: 19 años biológicos, unos 500 años cronológicos
  • Altura: 161 cm
  • Hogar: Oerba (Gran Paals)
  • Arma: Tiracuerdas
  • Lateralidad: Diestra
  • Marca: Muslo izquierdo
  • Eidolón: Hecatónquiro

La Guerra de Oclusión

Hace 500 años, Vanille y Fang fueron elegidas por el fal'Cie Ánima para ser convertidas en lu'Cie. Su Misión consistiría en transformarse en Ragnarok y destruir el Nido y a todos sus habitantes, a quien los fal'Cie del Gran Paals consideraban sus enemigos. Aunque Fang se negaba a convertirse en lu'Cie, finalmente las dos jóvenes tuvieron que aceptar su destino.

Estos acontecimientos dieron lugar a la Guerra de Oclusión, en la que los habitantes del Gran Paals intentaron destruir el mundo flotante. Fue Fang la que finalmente se convirtió en Ragnarok sin contar con la ayuda de Vanille. Aunque Ragnarok provocó grandes daños en la corteza del Nido, no fue capaz de cumplir su Misión. Tanto Fang como Vanille acabaron en el Templo de Ánima convertidas en estatuas de cristal por la diosa Etro, que se apiadó de los moradores del Nido.

Baldanders, líder de los fal'Cie del Nido, llevó el templo al mundo flotante con la esperanza de que las dos lu'Cie despertaran de su sueño de cristal y retomaran su Misión. De esta forma, tanto Ánima como las estatuas de Fang y Vanille estuvieron durante 500 años en el Nido sin que nadie conociera su existencia. El templo de Ánima empezó a ser conocido como el Vestigio de Bodhum debido a la cercanía de la ciudad del mismo nombre. Nadie llegó a explorara su interior en los siguientes cinco siglos, por lo que se desconocía qué había en su interior.


Despertar

Quinientos años después de su Misión fallida, Vanille y Fang despertaron de su sueño de cristal y recuperaron su forma humana. Fang despertó con su Marca quemada y sin recordar nada de su Misión. Vanille, con su Marca aún activa, sí lo recordaba todo, pero decidió ocultar su Misión a su amiga para evitar que se sintiera culpable por lo que hizo. De esta forma, pretendía evitar también el tener que acabar con las vidas de aquellos que habitaban el Nido. Creyendo que las dos habían olvidado su Misión, Ánima convirtió en lu'Cie a Serah, una joven del Nido que había entrado en el Vestigio. Fang y Vanille la encontraron inconsciente y la llevaron al exterior para que pudiera regresar a su hogar al despertar.


Separación

Fang quería evitar que Vanille se convirtiera en Cie'th, por lo que decidió abandonar el Vestigio con la esperanza de descubrir cuál era su Misión. Vanille la acompañó en todo momento para que Fang no sospechara que ella sí lo recordaba todo. Tras inspeccionar Bodhum, las dos jóvenes se dirigieron a Euride, donde residía Kjata, un fal'Cie del Sanctum. Fang pensaba que al entrar en contacto con una entidad del Nido podrían recordar su Misión. Una vez allí, el fal'Cie detectó la presencia de las dos jóvenes, por lo que convirtió en lu'Cie del Sanctum a un niño llamado Dajh para que las capturase. Rápidamente, los soldados de PSICOM se dirigieron al lugar del incidente. Vanille logró escapar mientras Fang cubría su retirada.

Tras separarse de su amiga, Vanille se encontró en Bodhum con Serah, la joven que había sido convertida en lu'Cie pocos días atrás. Ambas se hicieron amigas rápidamente, pero Vanille se sentía culpable de lo ocurrido, ya que tanto Dajh como Serah se había convertido en lu'Cie por sus acciones. Pese a ello, no fue capaz de reconocerle lo ocurrido. Fue en ese momento cuando tomó la decisión definitiva de no cumplir su Misión, ya que no deseaba que el mundo que tanto amaba Serah, así como sus habitantes, fuera destruido.


La Purga

Poco después comenzó la Purga. PSICOM había descubierto la existencia de Ánima, el fal'Cie de Paals que se encontraba en el Vestigio de Bodhum. Según se hizo público, todos los habitantes de Bodhum serían deportados al Gran Paals para evitar el peligro que suponía para el Nido que alguno de ellos hubiera entrado en contacto con el fal'Cie. Vanille decidió tomar voluntariamente el tren de la Purga pensando que así podría regresar a su hogar en el Gran Paals, apenada sin embargo al saber que quizás no volvería a ver a Fang, de la que aún desconocía su paradero.

Cuando el tren de la Purga llegó al Despeñadero, los deportados descubrieron la verdad. El plan de PSICOM era exterminarlos a todos, no llevarlos al Gran Paals. Vanille y muchos otros fueron liberados del tren por el grupo NORA, liderado por Snow Villiers. La casualidad quiso que estuviera cerca de Hope Estheim cuando este vio morir a su madre durante la batalla. Vanille percibió el rencor que sentía el chico hacia Snow, al que creía culpable de lo sucedido, por lo que animó a Hope a que fuera en su busca para decirle lo que sentía. Los dos jóvenes se dirigieron por tanto al Vestigio de Bodhum, donde Snow había ido en busca de su prometida Serah, la chica que fue convertida en lu'Cie por culpa de las acciones de Vanille.


Los nuevos lu'Cie

Una vez en el Vestigio, Vanille y Hope no solo se encontraron con Snow. También estaban allí Lightning, hermana de Serah, y Sazh Katzroy, padre de Dajh, el niño que fue convertido en lu'Cie del Sanctum en Euride. Asimismo, vieron cómo Serah se convertía en cristal, lo que parecía querer decir que había cumplido su Misión, desconocida para todo el grupo. Lightning, Snow y Sazh se enfrentaron a Ánima con la esperanza de poder salvar a sus seres queridos. Aunque derrotaron al fal'Cie, un ataque de PSICOM sobre el Vestigio hizo que toda la estructura cayera sobre el Lago Bresha.

Cuando el grupo despertó, todos ellos se dieron cuenta de que habían sido convertidos en lu'Cie de Paals. Vanille fingió que se había convertido en lu'Cie a la vez que Lightning y los demás, cuando en realidad hacía siglos que lo era. Ahora que todos eran lu'Cie de Paals, sabían que PSICOM intentaría acabar con ellos, por lo que se vieron obligados a huir del Lago Bresha en una nave del enemigo. El único que se quedó allí fue Snow, que no quería separarse de la estatua de cristal de su prometida. Sin embargo, la aeronave en la que viajaban Vanille, Lightning, Hope y Sazh tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en la Cumbres Infames, donde el grupo se dividió en dos: Lightning y Hope fueron al Bosque de Gapra, mientras que Sazh y Vanille se dirigieron a la Floresta de Sunleth al no comulgar con las planes de sus compañeros, que querían enfrentarse al Sanctum

.

Viaje con Sazh

Mientras se encontraban en la Floresta de Sunleth, Vanille y Sazh divisaron barcos voladores del ejército dirigiéndose a Palumpolum, la ciudad a la que Lightning y Hope pretendían llegar. Aunque a Sazh le preocupaba el destino de sus dos compañeros, también temía ir a salvarlos y vérselas con el ejército. Vanille, como si leyera su mente, le empujó a actuar y le propuso seguir con su huida para poner la mayor distancia posible entre ellos y PSICOM. Mientras atravesaban la floresta, Sazh le contó a Vanille lo que le había ocurrido a su hijo Dajh, convertido en lu'Cie del Sanctum en la planta energética de Euride por culpa de los actos de Fang y Vanille. Sabiéndose culpable, la joven se sintió deprimida, aunque no reveló la verdad a su compañero.

Siguiendo su viaje, Vanille y Sazh llegaron a Nautilus, ciudad de ensueño. Las noticias de la lucha en Palumpolum habían llegado a las pantallas de la ciudad. Vanille reconocío en ellas a Fang, descubriendo que su amiga estaba bien. Poco después, Sazh le dijo a Vanille que planeaba entregarse al ejército para poder reunirse con Dajh, que estaba en manos de PSICOM. Eso significaría una muerte segura, pero a Sazh le bastaba con ver por última vez a su hijo. En un intento desesperado por hacerle cambiar de idea, Vanille le incitó a la venganza. Pensaba que si Sazh supiera quién era el culpable del incidente de Euride, quizá eso le daría ansias de vivir. Pero la culpable no era otro que ella misma, por lo que no sabía cómo decírselo.

La vacilación de la muchacha fue interrumpida por un ataque de PSICOM, que había conseguido localizarlos. Aunque intentaron escapar, Vanille y Sazh fueron interceptados por Jihl Nabaat. Fue entonces cuando Sazh volvió a ver a su hijo, que se convirtió en estatua de cristal. Jihl le contó la verdad a Sazh: su hijo fue convertido en lu'Cie por culpa de su compañera de andanzas. Al enterarse de que la causante de sus desgracias era Vanille la amenazó con su pistola, pero su buen corazón le impidió disparar. Finalmente, Sazh y Vanille fueron capturados y llevados al Palamecia. Su siguiente destino sería Edén, sede del Sanctum, donde serían ejecutados públicamente.


Reencuentro con Fang

Mientras eran trasladados a Edén en el Palamecia, Sazh y Vanille aprovecharon un descuido de los soldados para fugarse. Poco después se encontraron con Lightning, Snow, Hope y Fang, que habían ido hasta allí para liberarlos. De esta forma, Vanille pudo reencontrarse con su amiga, a la que no veía desde el incidente de Euride. Inmediatamente después fueron al encuentro del Primarca Galenth Dysley, que también se encontraba en la nave.

Cuando llegaron hasta Dysley, el Primarca reveló a los lu'Cie que en realidad se trataba de Baldanders, un fal'Cie del Nido que se hacía pasar por humano. Tras enfrentarse a ellos para ponerlos a prueba, les contó que la Misión de Serah era reunir un grupo de individuos aptos para destruir el Nido. Cuando Vanille y los demás la encontraron, se convirtió en cristal porque había cumplido su cometido. Por su parte, la Misión del grupo era convertirse en Ragnarok, derrotar al Huérfano y con ello destruir el mundo flotante.

Abrumados por la verdad, el grupo tomó el barco volador que les proporcionó el propio Baldanders. De esta forma llegaron a la Quinta Arca, donde el fal'Cie pretendía que los lu'Cie aumentaran su poder para que pudieran llevar a cabo su Misión. Mientras estaban allí, Vanille y los demás se encontraron con Cid Raines, que les reveló que el plan de Baldanders era destruir el Nido pensando que el sacrificio de millones de vidas haría regresar a la Divinidad que abandonó el mundo tras crear a humanos y fal'Cie. Poco después encontraron un barco volador que aparentemente los llevaría al Inframundo. El grupo decidió dirigirse hasta allí con la esperanza de encontrar una forma de evitar su destino como lu'Cie.


Regreso al Gran Paals

Después de llegar al Gran Paals, pasaron varios días en los que Vanille y los demás se dedicaron a inspeccionar las cercanías, pero no encontraron nada de interés. Posteriormente decidieron dirigirse a Oerba, la antigua aldea de Fang y Vanille. Tal vez allí podrían desvelar el misterio de la antigua guerra entre el Nido y el Gran Paals, e incluso encontrar una manera de deshacerse de sus Marcas de lu'Cie. De esta forma, en pos de una ínfima esperanza, el grupo puso rumbo a Oerba. A su paso se toparon con monstruos de todo tipo, pero no encontraron ni un ser humano. La civilización había desaparecido a causa de la Guerra de Oclusión que se libró siglos atrás.

Mientras atravesaban los Túneles de Mah'habara, Fang averiguó lo que Vanille le había estado ocultando durante tanto tiempo. Fue la propia Fang la que se convirtió en Ragnarok y atacó el Nido durante la Guerra de Oclusión. Vanille no se lo había dicho para evitar que su amiga se atormentara, y aún en ese momento se negó a reconocerlo. Tal fue su empecinamiento que el eidolón Hecatónquiro apareció para hacerla recapacitar. Con ayuda de su amiga, Vanille logró derrotar a Hecatónquiro, lo que le dio la habilidad de invocarlo en batalla cada vez que necesitara su ayuda. Después de esto, Vanille y los demás siguieron su viaje.

Vanille y Fang recordaban su aldea natal como un bello lugar lleno de flores. Sin embargo, al llegar a Oerba tras una larga travesía, la encontraron convertida en un páramo cubierto de polvo cristalino habitado por Cie'th. Oerba, el lugar donde esperaban poder librarse de su horrible destino de lu'Cie, era ahora un mundo de desolación y muerte. Poco después se encontraron con Baldanders, que les dijo que había nombrado nuevo Primarca a Cid Raines. Según el fal'Cie, esto provocaría la rebelión de la Caballería, que intentaría acabar con el Huérfano sin saber que hacer tal cosa significaría la destrucción del Nido. Creyéndose las mentiras del fal'Cie, Vanille y los demás decidieron regresar al Nido para evitar que esto ocurriera. Lo que realmente pretendía Baldanders era que los lu'Cie fueran a Edén para que fueran ellos mismos los que acabaran con el Huérfano y cumplieran su Misión.


La batalla final y la caída del Nido

Usando el barco volador que les proporcionó Baldanders, Vanille y los demás se dirigieron a Edén. A su llegada, la Caballería comenzó a atacar la ciudad, momento que fue aprovechado por Baldanders para liberar monstruos y autómatas de la Quinta Arca. En medio del caos que esto produjo, los lu'Cie se dirigieron hasta el fal'Cie Edén, regidor del Nido, para evitar que la Caballería acabara con el Huérfano. Una vez allí, descubrieron que todos los miembros de la Caballería habían sido transformados en Cie'th. Baldanders había mentido, sólo pretendía llevarlos hasta allí con la esperanza de que cumplieran su Misión. El grupo decidió internarse en la Cuna del Huérfano, no para destruir el Nido, sino para acabar con Baldanders.

Vanille y los demás se encontraron con Baldanders, que intentó manipularlos una vez más haciéndoles creer que había destruido las estatuas de Dajh y Serah. Los lu'Cie, decididos a no cumplir su Misión, se enfrentaron al fal'Cie y lo derrotaron. Sin embargo, esto propició que Baldanders se fusionara con el propio Huérfano. Con la esperanza de ser capaces de evitar la destrucción del Nido, el grupo finalmente se enfrentó al Huérfano para liberar a los humanos de la influencia de los fal'Cie.

Cuando el Huérfano fue derrotado, el Nido comenzó a caer sobre el Gran Paals, pero Fang y Vanille lograron evitar la catástrofe transformándose conjuntamente en Ragnarok y creando un gigantesco pilar de cristal. Las dos jóvenes acabaron convertidas en estatuas de cristal en el centro de ese mismo pilar. El mundo flotante sufrió graves daños, pero el sacrificio de Fang y Vanille evitó la muerte de millones de personas.


Después del Hundimiento

Inmediatamente después del Hundimiento, Lightning decidió iniciar un nuevo viaje destinado a encontrar la forma de liberar a Fang y Vanille de su prisión de cristal. Sin embargo, la participación de Etro en estos acontecimientos provocó un cambio en la diacronía que eliminó a Lightning de la historia. En esta línea temporal alternativa, Snow, Sazh y Hope pensaban que la exsoldado también se encontraba en el pilar acompañando a Fang y Vanille. En realidad, Lightning había sido transportada a Valhalla; Fang y Vanille eran las únicas que descansaban realmente dentro del pilar en un sueño eterno.

Pese a estar en inmersas en un sueño de cristal, Fang y Vanille eran totalmente conscientes de su situación. También sabían que Lightning se encontraba en Valhalla en un combate eterno para proteger a Etro, a pesar de que ellas la consideraban una divinidad cruel. Al margen de esto, Fang y Vanille lamentaban no haber podido pedir perdón a Serah personalmente, ya que se consideraban las culpables de que hubiera sido convertida en lu'Cie y posteriormente en estatua de cristal. Por esa razón, consideraban que la única forma de redimirse era seguir así, sosteniendo el Nido desde el interior del pilar.


La destrucción del pilar

Durante los siguientes años, a pesar de estar sumidas en un profundo letargo al margen de todo, Fang y Vanille eran capaces de sentir la presencia de sus amigos cuando iban a visitarlas. Hope era el que lo hacía más a menudo, sobre todo para comprobar el estado del pilar. A las dos lu’Cie no les importaba seguir así toda la eternidad si eso servía para ayudar a construir un futuro mejor para la raza humana. Además, Fang y Vanille valoraban el hecho de estar juntas a pesar de todo.

Tiempo después del Hundimiento, Fang y Vanille comenzaron a ser conocidas como las “hijas de la diosa”. Durante los siglos siguientes, la erosión y la acción del Rey flan comenzaron a hacer mella sobre la estructura del pilar de cristal. Esta segunda gran amenaza provocó un conflicto entre los habitantes del Nido, unos disturbios que concluyeron con la caída de la guarida flotante en el año 500 d. H. El impacto del satélite sobre el Gran Paals convirtió el mundo en ruinas, propiciando la extinción de la raza humana 200 años después. La era apocalíptica que vivió Noel era el resultado de todos estos trágicos eventos del pasado.


Una nueva historia

Cuando Serah y Noel empezaron a viajar en el tiempo para cambiar el futuro, Fang y Vanille se dieron cuenta de ello. De alguna forma, eran conscientes de algunos de los cambios que sus viajes producían en la diacronía. Las dos lu’Cie tenían fe en que Serah y Hope lograrían salvar el futuro y evitar que se produjera una nueva catástrofe. También eran capaces de seguir los viajes de Snow, y sabían que estaba emperrado en ir al Coliseo para hacerse más fuerte y poder salvarlas. Sin embargo, Fang y Vanille deseaban decirle que se olvidara de ellas y ayudara a Serah y Lightning para que volvieran a estar juntas.

Serah y Noel empezaron a desentrañar las paradojas que habían aparecido en las distintas épocas. En un momento dado, Caius Ballad condenó a Serah Farron a un sueño eterno en la Falla del Continuo, creando una falsa realidad en la que la joven vivía en Nueva Bodhum junto a su hermana. A pesar de seguir dormidas en el pilar de cristal, Fang y Vanille pudieron manifestarse en el sueño de Serah, mostrándole el camino para escapar de él. Fue Fang la que creó una distorsión que permitió a Serah volver al mundo real. Después de esto desaparecieron, ya que se les acababa el tiempo y tenían que volver.

Las acciones de Serah y Noel a lo largo de la diacronía crearon una nueva línea temporal. Aunque lograron salvar el pilar del desgaste y la guerra, no pudieron evitar que acabara derrumbándose por culpa de las acciones de Caius. No obstante, Sazh Katzroy, siguiendo las órdenes de Hope, logró salvar las estatuas de Fang y Vanille. En esta nueva línea histórica también se evitó la catástrofe que acabó con la raza humana, ya que se creó un nuevo Nido que se convertiría en su nuevo hogar. Desgraciadamente, aunque parecía que el futuro había sido corregido, la muerte de Etro durante la batalla entre Serah, Noel y Caius propició que el caos escapara de Valhalla y cubriera el mundo, destruyendo el pasado y erradicando la historia.




  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial