Sabado, 26 de Julio de 2014 13:13
Título
Foro
 

Layle

De La Capital Olvidada

texto descriptivo

Layle es un joven portador del cristal de 21 años perteneciente a la raza clavate. La parte cristalizada de su cuerpo se encuentra en su mejilla y sus poderes le permiten controlar la gravedad. Gracias a esto, es capaz de mover, coger o sujetar objetos y personas sin ni siquiera tocarlos. Con el tiempo, Layle se ha convertido en un héroe amante del peligro y las emociones fuertes. Aparentemente distante y sarcástico, es en realidad un poco reservado en imperturbable. Nunca se echa atrás cuando hay un desafío y siempre se puede contar con él cuando hay problemas.


Contenido

Pasado

Layle hablando con su amigo Cid

En el pasado llegó a colaborar con otro portador llamado Blaze, que le enseñó a utilizar sus poderes. Sin embargo, a pesar del inmenso poder que le confería ser portador, Blaze era bastante incompetente usando sus habilidades, por lo que Layle decidió separarse de su compañero al considerar que más que recibir ayuda de él siempre estaba sacándole de apuros. Tiempo después, pasó a considerar a Blaze como el peor compañero que había tenido nunca, pero no volvió a saber nada de él en los siguientes años. En algún momento, Layle también hizo amistad con Cid, un famoso inventor lilti que residía en la Ciudad del Puente.


Conociendo a Amidatelion, Althea y Belle

Layle se enfrenta a Amidatelion por primera vez

Layle solía colaborar con un joven selki llamado Keiss, que a su vez trabajaba para el Reino Lilti. Ambos fueron contratados por el Gran Comandante Jegran para escoltar la aeronave Alexis II durante su vuelo original. En medio del trayecto empezaron a aparecer numerosos zus, por lo que Layle se vio obligado a luchar contra ellos. Posteriormente apareció lo que parecía ser una yuko, raza que se creía extinta desde hacía mil años. La yuko absorbió los cristales de la aeronave usando un ídolo de cristal. Layle fue incapaz de detenerla, pero logró robarle el ídolo antes de que se marchara. Debido a la ausencia de cristales en los reactores, la Alexis II empezó a caer, pero Layle logró realizar un aterrizaje forzoso usando sus poderes.

Belle se oculta tras Layle para evitar al Ejército Lilti

Después de esto, Keiss acompañó a Jegran para cobrar la recompensa por la misión, mientras que Layle decidió dar una vuelta por la ciudad. Fue entonces cuando conoció a Althea, la princesa de Alfitaria, si bien ella nunca le desveló su identidad. Poco después apareció Belle, una joven selki que se había colado en el vuelo de la Alexis II y que estaba siendo perseguida por el Ejército Lilti. Layle la ayudó a escapar de la ciudad en un carromato tirado por un chocobo, pero los dos jóvenes acabaron cayendo por un despeñadero. Para escapar de allí tuvieron que recorrer una cueva, lo que les llevó a unas antiguas ruinas yuko. Belle encontró otro ídolo de cristal, pero no le dijo nada a su compañero. Poco después se encontraron con Amidatelion, la yuko que se había enfrentado a Layle en la Alexis II. Usando el ídolo de cristal que en ese momento tenía el propio Layle, Amidatelion llevó a cabo la primera Resurrección del cristal yuko, tras lo cual se marchó sin que su rival pudiera evitarlo.


Encuentro con Cid y una nueva misión

Layle usa sus poderes para activar el motor de Cid

Tras abandonar las ruinas, Belle decidió separarse de Layle y se marchó. El joven portador recibió entonces una carta de Cid, que le pedía que fuera a visitarlo a Ciudad del Puente. Una vez allí Layle ayudó a Cid a poner en marcha su nuevo motor de vapor. A cambio, el joven clavate le pidió información sobre el ídolo de cristal, pero Cid solo pudo decirle que era un tesoro de la familia real. Inmediatamente después, el ejército lilti apareció en el lugar para intentar capturar a Layle, pero este logró derrotar a sus enemigos fácilmente. Posteriormente, el joven portador se marchó en dirección a los Viñedos, donde le esperaba Keiss.

Amidatelion registra a Layle

En los Viñedos, Layle se reencontró con Keiss, que le dijo que Jegran los había contratado para una nueva misión: capturar a la yuko que había atacado la Alexis II. Lograron encontrarla cerca de allí, pero Amidatelion logró escapar en dirección al Bosque Olvidado. Al ver que Layle no dejaba de perseguirla, la yuko se vio obligada a invocar a Bahamut. El joven portador logró derrotar al enorme dragón, creando un portal a otra dimensión en el proceso. De esta forma, Amidatelion, Keiss y Layle aparecieron en el Limbo. Cuando volvieron a alcanzar a la yuko, esta logró crear un nuevo portal y usó los poderes de Layle para regresar a la otra dimensión. Layle quiso enfrentarse a su enemigo, pero tuvo que dejarla para ir en busca de Keiss, que se había caído en una fuerte corriente subterránea.


El tren selki

Layle recupera las pertenencias de Belle

De esta forma, Layle y Keiss acabaron en el Gremio Selki. Mientras que Keiss decidió regresar a Alfitaria, Layle fue a hablar con Vaigali, el líder de los selkis, pensando que tal vez podría darle información sobre la yuko. Vaigali aceptó buscar esa información después de que Layle le ofreciera el motor de vapor de Cid para que el tren selki pudiera seguir en funcionamiento después de que el ejército lilti se llevara los cristales que hacían funcionar el reactor. Tras dejar el lugar volvió a encontrarse con Belle en Costa Faguita. Allí logró evitar que un misteriorso encapuchado (en realidad Blaze) se llevara las pertenencias de la joven selki. Tras ayudar a Belle en una lucha playera contra una rival selki, Layle tomó el tren y se dirigió de vuelta a Alfitaria, donde había quedado con Keiss.

Layle se oculta de Jegran en el tren selki

Durante el viaje en el tren, Layle volvió a encontrarse con Althea, que de nuevo decidió ocultar su identidad. Posteriormente apareció Jegran, que había recibido noticias de que había un portador en el tren y se había presentado allí con algunos soldados para intentar capturarlo. Layle no fue descubierto y llegó a su destino, donde averiguó que fue Belle la que había revelado su presencia para pasar desapercibida. Tras esto, el joven clavate fue al encuentro de Keiss, que había sido nombrado coronel del ejército lilti. Tras contarle su trato con Vaigali, Keiss se ofreció a ir en busca del líder selki mientras Layle iba al encuentro de Cid. Durante estos acontecimientos, Layle volvió a tener un encuentro con Althea, que le dijo que estaba buscando un portador con poderes curativos para poder sanar a su padre, que estaba afectado por una extraña enfermedad. Layle simplemente se rio de su idea, ya que consideraba que ningún portador la ayudaría de manera altruista.


Persiguiendo a Amidatelion

Blaze se enfrenta a Layle, su antiguo compañero

Después de aceptar el motor de vapor de Cid, Vaigali cumplió su parte del trato y le dijo a Layle que la yuko que buscaba había sido vista en los Campos Nevados. Layle y Keiss se dirigieron hacia allí y encontraron a Amidatelion, que volvió a escapar una vez más. Siguiendo a la yuko, los dos jóvenes llegaron al Monasterio de Rivelgauge, donde Layle volvió a encontrarse con Belle, asi como con su antiguo compañero Blaze, que le reveló que había sido él quien había estado persiguiendo a la selki todo este tiempo. Layle se vio obligado a derrotar a Blaze para proteger a Belle, que como agradecimiento le dio el ídolo de cristal que había encontrado en las ruinas. En ese momento apareció el ejército lilti liderado por Jegran, que intentó capturar a Layle y a Amidatelion. La yuko logró escapar usando uno de sus zus, mientras que Layle decidió perseguirla en un chocobo negro.

Layle ayuda a una herida Amidatelion

Cuando Layle alcanzó a Amidatelion, apareció en escena Jegran, por lo que la yuko y el joven clavate decidieron colaborar para huir de su enemigo común. Amidatelion fue herida, pero Layle la ayudó a escapar hasta el Limbo, donde la yuko pudo recuperarse. Fue entonces cuando descubrió que el objetivo de Amidatelion era completar la Resurrección del cristal yuko para que su raza pudiera regresar al mundo. Layle decidió ayudarla a cumplir su cometido, por lo que le cedió el ídolo de cristal que le había dado Belle y posteriormente fue a Alfitaria para hacerse con el tercer ídolo, que estaba en poder de Althera, la princesa del Reino Lilti.



La Prisión Flotante y la muerte de Amidatelion

Layle se infiltra en el Palacio Real para hablar con Althea

Tras hablar con Cid, Layle averiguó que podía entrar en el Palacio Real desde el Desguace. Cuando llegó allí descubrió que el rey de Alfitaria había sido convertido en una estatua de cristal. Posteriormente se infiltró en el palacio participando en la fiesta de la integración de razas que había preparado la princesa. Hablando con ella descubrió que la Resurrección del cristal yuko activaría la maldición que esta raza había dejado sobre el cristal lilti mil años atrás, por lo que el regreso de la raza yuko podía significar al mismo tiempo la desaparición de la raza lilti. Cuando supo esto, Layle decidió marcharse sin quitarle el ídolo de cristal. Poco después, Layle y Keiss descubrieron que todos los habitantes del Gremio Selki habían sido arrestados y llevados a la Prisión Flotante.

Amidatelion evita que Jegran golpee a Layle, pero es cristalizada en su lugar

Con la ayuda de Amidatelion, que le abrió un portal dimensional, Layle pudo llegar a la Prisión Flotante para salvar a los selkis. Durante los acontecimientos posteriores, Layle y sus amigos se enfrentaron a Jegran, mientras que Amidatelion usó el ídolo de cristal para absorber los cristales de la Prisión Flotante, por lo que Layle tuvo que usar todos sus poderes para mantenerla en el aire y permitir que los selkis fueran evacuados. Vaigali fue convertido en cristal por Jegran, pero Layle, Belle, Keiss y Amidatelion lograron escapar. Después de esto, Layle fue a las ruinas donde se encontraban los restos del cristal yuko, sabiendo que Amidatelion llevaría a cabo la segunda Resurrección. Sin embargo, aunque la yuko logró su propósito, murió poco después a manos de Jegran tras sacrificar su vida para salvar a Layle, que enseguida supo que él era el único que podía llevar a cabo la tercera y última Resurrección.


La batalla final y la última Resurrección

Layle detiene a Jegran en la Colina de la Victoria

Tras dejar las ruinas, Layle se encontró con Jegran y su ejército. Sin embargo, la princesa Althea llegó en ese momento y ordenó que fuera arrestado, ya que Belle y Keiss le habían informado de que él era también un portador del cristal. Aunque aparentemente todo había acabado con la detención de Jegran, Layle decidió ir de nuevo a Alfitaria para hacerse con el ídolo de cristal de Althea y llevar a cabo la última Resurrección que permitiría el regreso al mundo de la raza yuko. Sin embargo, una vez allí, descubrió que Jegran había secuestrado a Althea y se encontraba en ese momento en la aeronave Alexis. Con la ayuda de Cid, Layle logró llegar hasta la nave enemiga y se enfrentó a Jegran, que se había fusionado con la propia nave Alexis. Durante estos acontecimientos, el ídolo de Althea absorbió todos los cristales de Alfitaria y completó la última Resurrección. Los yukos regresaron al mundo y evitaron que su maldición destruyera el cristal lilti.

Layle adquiere su máximo poder gracias al reactor de la Alexis

Layle logró aumentar enormemente sus poderes gracias al reactor de cristal de la propia aeronave con la que Jegran se había fusionado. Gracias a esto, logró derrotar a su enemigo después de un largo combate. Sin embargo, en un último esfuerzo, Jegran logró agarrar a Layle con la intención de que los dos murieran juntos. No se sabe qué pasó exactamente después, pero Layle aparentemente desapareció, por lo que muchos lo dieron por muerto. Además, el hecho de que los cuatro cristales volvieran a estar juntos en el mundo, en teoría había propiciado que todos los portadores del cristal perdieran sus poderes. En realidad, Layle logró sobrevivir a su combate contra Jegran y conservó sus habilidades de portador. Después de esto decidió tomar un barco sin decir sus amigos que había logrado sobrevivir.


Galería

Plantilla:FFCC:TCB

  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial