Viernes, 11 de Julio de 2014 14:35
Título
Foro
 

Historia de Final Fantasy XIII

De La Capital Olvidada

En esta página se muestra toda la historia de Final Fantasy XIII en orden cronológico. No solo incluye información del propio juego, sino que también tiene en cuenta lo que se explica en otras fuentes directamente relacionadas con Final Fantasy XIII, tales como las novelas Final Fantasy XIII Episode Zero: Promise y Final Fantasy XIII: Episode i.

Las secciones Sobre los dioses, El origen del Gran Paals, El Origen del Nido y La Guerra de Oclusión, la Era de decadencia y la Era de extinción se refieren a un lejano pasado, muy anterior a los hechos de Final Fantasy XIII. Las secciones En los últimos años y Recientemente se refieren a un pasado cercano.

La sección Trece días corresponde a los trece días anteriores al comienzo de del juego, y son explicados con mayor profundidad en la novela Final Fantasy XIII Episode Zero: Promise. Las trece secciones posteriores corresponden a los distintos capítulos en los que se divide Final Fantasy XIII.

La sección Epílogo es posterior al final de Final Fantasy XIII y sus hechos son explicados en la novela Final Fantasy XIII: Episode i. También sirve de prólogo a Final Fantasy XIII-2, cuya historia será añadida a esta página cuando este título sea lanzado en España.

La última sección es Misiones optativas. Debido a que son hechos que pueden ser llevados a cabo por el jugador de manera opcional y en distintos momentos del juego, se ha optado por separar esta sección del orden cronológico normal.

Contenido

Sobre los dioses

Inicialmente, la diosa Muin es la gobernadora de toda la existencia. Sin embargo, es derrotada por su hijo Bhunivelze, que consigue el control del mundo. Muin decide desaparecer y se oculta en la Dimensión Invisible.

Bhunivelze piensa que el mundo está destinado a morir debido a una maldición dispuesta por su madre Muin. Es por ello por lo que decide buscar la Puerta de las almas y llegar a la Dimensión Invisible, donde su madre reside.

Utilizando su sola voluntad, Bhunivelze crea a Paals, cuya tarea será expandir el mundo y buscar la puerta hacia Muin. Posteriormente crea a Etro, pero por error lo hace a imagen y semejanza de Muin. Bhunivelze la teme, por lo que no le concede ningún poder. En su lugar crea a Lindzei, cuya tarea será proteger a Bhunivelze de todo aquel que busque destruirle. También le otorga una tarea especial, despertarle una vez llegado el momento. Después de esto, Bunberzei se convierte en cristal y cae en un sueño sin fin.

El origen del Gran Paals

Paals expande infinitamente los confines del mundo y parte el caos para hacer espacio. Después crea a los fal'Cie con retazos de su propio cuerpo y les ordena que den forma al mundo. Etro es impotente y no puede crear nada por sí misma. Pensando en Muin, a la que tanto se parece, Etro desgarra su cuerpo y deja que su sangre fluya por la tierra, tras lo cual se marcha a la Dimensión Invisible. Alguno de los otros dioses crea a los humanos a partir de la sangre de Etro.

Los fal'Cie, deseosos de complacer a su creador Paals, ponen todo su afán en la tarea que les ha sido encomendada y transforman a muchos de los hombres en lu'Cie para que los ayuden. La humanidad, como muestra de adoración a su Señor, llaman a esta tierra "el Gran Paals". Por su parte, Lindzei crea otro grupo de fal'Cie que en el futuro habitarán el Nido. Finalmente, tanto Paals como Lindzei dejan el mundo. Fal'Cie y humanos no son más que huérfanos abandonados por sus hacedores.

La diosa Muin está a punto de ser engullida por el caos de la Dimensión Invisible. Justo antes de su último momento, Etro llega a su lado. Muin le dice a Etro que debe proteger el equilibrio del mundo justo antes de precipitarse hacia el caos para siempre. Etro es incapaz de entender el significado de las palabras de Muin, pero siente pena por lo seres humanos, condenados a morir, y les otorga caos. A ese caos los humanos lo llaman "corazón", el origen de su fuerza y sus actos. De esta forma, los humanos viven conteniendo el caos en sí mismos y manteniendo el equilibrio del mundo.

Etro empieza a sentir pena de los lu'Cie, esclavizados por los fal'Cie para llevar a cabo una determinada Misión. Aquellos que logran cumplirla se convierten en cristal, los que no lo consiguen se transforman en unas monstruosas criaturas llamadas Cie'th. Etro siente compasión de aquellos atados a un deber más atroz que la misma muerte, por lo que envía emisarios para que los guíen cuando sucumban a la desesperación. Estas criaturas serán conocidas por los lu'Cie como eidolones.

El origen del Nido

Los fal'Cie comienzan a buscar una forma de hacer regresar a sus creadores, ya que no soportan haber sido abandonados. Los fal'Cie de Paals empiezan a explorar tierra, agua y aire en busca de un lugar que los lleve hasta sus dioses. Los fal'Cie de Lindzei creen que la única forma de hacer regresar a la Divinidad creadora es realizar un sacrificio de millones de vidas. Es por ello por lo que crean sobre Paals un mundo flotante llamado el Nido, donde los humanos podrán vivir sin preocupaciones. Llegado el momento, los fal'Cie, liderados por Baldanders, destruirán el Nido y los millones de vidas que lo habiten con la intención de que su creador regrese al mundo. Puesto que tienen vetado destruir su propia creación, los fal'Cie del Nido dependen de los lu'Cie de Paals para lograr sus propósitos.

Aquellos que no se dejan seducir por los fal'Cie del Nido se quedan viviendo en el Gran Paals. Los humanos de esta tierra empiezan a considerar demonios a los fal'Cie del mundo flotante. Por su parte, los humanos del Nido creen que Paals, también conocido por ellos como el Inframundo, es un lugar inhabitable lleno de monstruos. El odio mutuo entre ambas civilizaciones propicia que no vuelvan a convivir nunca más. Los fal'Cie del Nido cuidan de los humanos del mundo flotante, logrando que confíen en ellos y que los consideren imprescindibles en sus vidas. El gobierno del Nido, formado por humanos, recibe el nombre del Sanctum, que a su vez es supervisado por el fal'Cie Edén. El propio Nido flota gracias a otro fal'Cie conocido como el Huérfano, que también ansía la destrucción del mundo flotante y el regreso de la Divinidad que los creó.

La Guerra de Oclusión, la Era de decadencia y la Era de extinción

Dos jóvenes de Oerba son elegidas por un fal'Cie de Paals llamado Ánima para convertirse en la bestia sagrada Ragnarok y destruir el Nido. Se produce la Guerra de Oclusión, que enfrenta a las fuerzas de Paals y las del Nido. Aunque los habitantes del mundo flotante lo ignoran, los fal'Cie del Sanctum desean que Ragnarok lleve a cabo su Misión. Finalmente es Fang, pero no Vanille, quien se transforma en Ragnarok. La bestia provoca graves daños en el Nido, hasta el punto de destruir gran parte de la "cáscara" exterior. La diosa Etro siente piedad por los habitantes del Nido, le arrebata la fuerza a la bestia y transforma a Fang y Vanille en estatuas de cristal antes de que puedan completar su Misión.

Los fal'Cie del Nido empiezan a reconstruir el mundo flotante usando materiales procedentes de Paals. Muchos de estos restos son Arcas, instalaciones habitadas por monstruos y autómatas de Paals, que serán liberados cuando llegue el Día de la Ira, el momento en el que el Nido será destruido. La Quinta Arca es colocada en Edén, sede del Sanctum. Un Vestigio que contiene al fal'Cie Ánima es colocado cerca de Bodhum. Allí se encuentran también las estatuas de cristal de las dos chicas de Paals que fueron elegidas para transformarse en Ragnarok y destruir el mundo flotante. Los habitantes del Nido, al ver que los fal'Cie reconstruyen sus hogares y que siguen velando por su seguridad, aumentan aún más su confianza en ellos.

A pesar de que un día los humanos del Gran Paals se unieron para luchar contra el Nido, ahora pelean entre ellos por una miga de pan. La humanidad, exhausta, ya nada puede hacer ante el poder avasallador de la naturaleza. Incluso Haerii y Paddra, dos esplendorosas ciudades de antaño, acaban quedando en ruinas, devastadas por los monstruos. Los fal'Cie de Paals no se apiadan de ellos. Aunque la población está mermando, siguen convirtiendo en lu'Cie a los humanos para encargarles Misiones incomprensibles que los llevan a la perdición. Los hombres, cada vez más desesperados, en vez de enfrentar juntos las amenazas de la naturaleza, se disputan lo poco que la tierra aún les da. Con el paso de los años, la humanidad desaparece totalmente del Gran Paals, que pasará a estar habitada exclusivamente por fal'Cie, Cie'th, autómatas, monstruos salvajes y animales.

En los últimos años

Baldanders, líder de los fal'Cie del Nido, toma la forma de un ser humano y se hace llamar Galenth Dysley. Bajo esta identidad se convierte en Primarca del Sanctum y líder del Nido. Aunque se supone que el gobierno del Sanctum debe estar formado solo por humanos, Baldanders logra un control directo sobre el mundo flotante ocultando su verdadera identidad a los habitantes del Nido.

Los padres de Serah y Claire Farron mueren siendo ellas muy jóvenes. Esta última decide cambiar su nombre por el de Lightning para romper con su pasado, intentar convertirse en otra persona y proteger a su hermana. Posteriormente se une a la Guardia, una unidad del ejército del Sanctum.

Recientemente

Serah comienza una relación sentimental con Snow Villiers, líder de un grupo de jóvenes llamado NORA, que se encarga de luchar contra los monstruos que aparecen en Bodhum. Sus miembros son civiles, por lo que actúan al margen del Sanctum.

Hope Estheim y su madre Nora Estheim deciden ir de vacaciones a Bodhum. Aunque estaba programado que Bartholomew Estheim, padre de Hope, también fuera con ellos, se ve obligado a ausentarse por motivos de trabajo. Hope se alegra de no tener que compartir esos días con su padre, que tiene la costumbre de hacer siempre lo mismo.

Trece días

Día 1: Vanille y Fang despiertan de su sueño de cristal en las profundidades del Vestigio de Bodhum. Fang no recuerda nada y su Marca está quemada. Vanille, cuya Marca sigue activa, hace creer a Fang que también lo ha olvidado todo para no tener que llevar a cabo su Misión, que acabaría con incontables vidas. Tampoco le dice a Fang que se convirtió en Ragnarok y atacó el Nido para evitar que se atormente.

Día 2: Snow conoce a la hermana de su novia Serah, pero Lightning no reacciona de forma positiva. Desde hace tiempo tiene atravesados a Snow y a su pandilla, NORA. Piensa que son unos irresponsables con delirios de grandeza que solo son capaces de cazar monstruos endebles. Lightning le pide que se replantee su relación con Serah, pero Snow simplemente se ríe sin hacerle caso. Que Snow se tome a broma su advertencia hace que Lightning endurezca aún más su actitud con él.

Día 3: Fang y Vanille encuentran en el Vestigio a Serah, que ha perdido el conocimiento tras convertirse en lu'Cie. La muchacha logró entrar gracias a que la puerta a las ruinas se había abierto al despertar Fang y Vanille. Las dos jóvenes recogen a Serah y la sacan de allí, con la intención de velar por su seguridad hasta que recobre el sentido y pueda emprender por su cuenta el camino de regreso. Por otra parte, intuyen que el fal'Cie Ánima la ha convertido en lu'Cie en reemplazo de ellas dos, incapaces de recordar su Misión.

Día 4: Las prisas acucian a Fang. Su Marca está quemada y no evoluciona, pero no sucede lo mismo con la de Vanille. Puesto que esta última le hace creer que no recuerda su Misión, su amiga teme que pueda acabar convertida en Cie'th. Fang le propone ir a la planta energética de Euride y acercarse al fal'Cie Kjata que habita las instalaciones. El contacto con ese ente del Nido quizás pueda ayudarlas a recordar su Misión.

Día 5: Sazh Katzroy visita la planta energética de Euride con su hijo Dajh, empeñado en ver al fal'Cie Kjata. El pequeño se cuela dentro aprovechando un descuido de su padre, que va a comprarle un chocobito en una tienda de recuerdos. El fal'Cie Kjata detecta en ese momento a las dos lu'Cie de Paals, activa sus defensas y transforma a Dajh en lu'Cie del Sanctum para que le proteja. Es la segunda persona condenada por culpa de las dos amigas de Paals. El Sanctum envía tropas a la planta energética y Fang, con tal de facilitarle la huida a Vanille, les hace frente sola. Dajh es puesto bajo la custodia de la coronel Jihl Nabaat de PSICOM, por lo que es separado de su padre, que solo podrá verlo en visitas concertadas. El Sanctum no hace públicos los detalles del incidente, generando inquietud entre la población.

Día 6: Fang logra dejar atrás a sus perseguidores y regresa al Vestigio de Bodhum, pero Vanille ya no está allí. Mientras busca pistas por la ciudad, Fang es arrestada por la Caballería de Cid Raines. Según cuenta a la lu'Cie, el general brigadier tiene dudas acerca del dominio que ejercen los fal'Cie sobre el Nido y se ofrece a proteger a Fang. Consciente de que no puede encontrar a Vanille por sí misma, la joven decide confiar en Raines y comienza a trabajar para él.

Día 7: Serah, sabiendo que se ha convertido en lu'Cie de Paals y en enemiga del Nido, había preferido sufrir en soledad, sin contar nada de los sucedido a su hermana Lightning. Posteriormente decide cortar su relación con Snow para evitar que se vea involucrado en su triste futuro de lu'Cie. Ante la insistencia de Snow, Serah acaba compartiendo las razones de su dolor con su novio, que la abraza y jura darle todo su apoyo a pesar de todo.

Día 8: Dajh, convertido en lu'Cie del Sanctum y actualmente bajo la custodia de PSICOM, es sometido a todo tipo de pruebas. La coronel Nabaat, encargada de la investigación, le revela a Sazh sus averiguaciones, las cuales desconciertan al padre del muchacho. Dajh ha obtenido del fal'Cie la facultad de percibir seres del Inframundo, pero nadie sabe cual es su Misión. De seguir así las cosas se convertirá en Cie'th. Sazh empieza a devanarse los sesos para averiguar si su Misión es buscar enemigos procedentes de Paals o eliminarlos, pero no logra encontrar una solución que salve al pequeño.

Día 9: El destino hace que Serah se encuentre con Vanille, que se había hecho daño en la playa de Bodhum. Vanille se siente culpable porque cree que Dajh y Serah se han convertido en lu'Cie porque ella ha rechazado su Misión. Sin embargo, no tiene el valor de confesarlo a Serah y pedirle disculpas; todo lo que consigue es transmitirle su aflicción. Serah intenta animar a Vanille sin saber que ella es la culpable de que ahora sea una lu'Cie. Aquel encuentro dispuesto por el azar hace que Vanille tome una decisión: aunque en ello le fuera la vida, no dañará el mundo que Serah ama.

Día 10: A dos días del cumpleaños de Lightning, Snow sale a dar una vuelta con Serah y consigue comprar a escondidas un regalo para dárselo a su prometida al día siguiente, cuando le pida que se case con él. Saber que su novia es una lu'Cie solo aviva su deseo de protegerla. Serah, por su parte, busca un amuleto que proteja a su hermana de los peligros a los que continuamente se enfrenta como soldado. Su idea es confesarle su condición de lu'Cie cuando le dé el obsequio, un chuchillo de supervivencia.

Día 11: Gracias a Dajh, PSICOM descubre que la puerta del Vestigio de Bodhum ha sido abierta. Una patrulla de investigación informa de la presencia de un fal'Cie de Paals, pero acaban convertidos en Cie'th y no vuelven a dar señales de vida. Mientras tanto, en Bodhum se celebra un espectáculo pirotécnico que es presenciado por numerosas personas. Serah acepta la propuesta de matrimonio de Snow. Lightning se encuentra con su superior, el teniente Amodar, que le cuenta que PSICOM ha descubierto algo en el Vestigio de Bodhum y le recomienda que se mantenga alejada de todo lo que pueda estar relacionado con el Inframundo. Hope y su madre Nora, procedentes de Palumpolum, admiran los fuegos artificiales como parte de sus vacaciones. La coronel Nabaat permite que Dajh disfrute del espectáculo con su padre Sazh. Fang recorre la ciudad en busca de su amiga Vanille.

Día 12: Lightning celebra con su hermana su vigesimoprimer cumpleaños. Serah le confiesa que se ha convertido en lu'Cie de Paals y que va a casarse con Snow. Lightning se niega a escucharla y se aparta de su lado, como si no quisiera saber nada de ella. Cuando se da cuenta de que Serah no le mentía, ya es demasiado tarde. A Lightning solo le queda el regalo de su hermana, un cuchillo de supervivencia. El Sanctum decide dar a conocer el descubrimiento del fal'Cie y el inicio de la Purga, consistente en llevar al fal'Cie de Paals y a todos los que hayan podido tener contacto con él hasta el Inframundo. Snow quiere evitar a toda costa que Serah se convierta en Cie'th, por lo que se dirige con ella hasta el Vestigio para averiguar la Misión de su prometida, pero esta acaba siendo capturada por el fal'Cie. Tras informar a Lightning de lo ocurrido, Snow se lanza a su rescate.

Día 13: Comienza la Purga. La tranquilidad de la pacífica ciudad costera de Bodhum es interrumpida por el arresto masivo de todos sus habitantes. El objetivo de la Purga es hacer desaparecer del Nido al fal'Cie Ánima y a todos los ciudadanos que hayan podido ser infectados. A los civiles elegidos para la Purga se les explica que forman parte de un plan de migración a Paals, pero la realidad es que el Sanctum pretende exterminarlos para eliminar toda posible amenaza. Vanille sube en el tren por iniciativa propia pensando que así podrá regresar a Paals y huir de su Misión. Lightning hace lo propio con la esperanza de llegar hasta el fal'Cie de Paals y salvar a su hermana. Sazh sube al tren junto a Lightning; pretende eliminar al fal'Cie pensando que tal vez sea esa la Misión de su hijo. El tren de la Purga parte hacia el Despeñadero.

El Despeñadero

[COMIENZA FINAL FANTASY XIII]

Aprovechando un pequeño descuido, Lightning tumba a los soldados del convoy en el que viaja. Motivados por el valor de la joven, Sazh y el resto de civiles se alzan en armas. Tras zafarse del encarnizado ataque del ejército, el tren llega al Despeñadero, iluminado por el fuego de los disparos. Sazh trata de descubrir las verdaderas intenciones de Lightning, pero ella se resiste a confiarle más de la cuenta. PSICOM, el ejército responsable de la Purga, ataca sin piedad a los ciudadanos, ya que el verdadero objetivo de la Purga no era llevarlos a Paals, sino exterminarlos. Lightning, acompañada por un Sazh que no quiere separarse de ella, atraviesa el campo de batalla impulsada por el deseo de encontrar a su hermana.

Al mismo tiempo, NORA, una banda de jóvenes que luchan por la libertad, desafía al ejército del Sanctum para rescatar a aquellos que han sido obligados a formar parte de la Purga. El líder de NORA es Snow, siendo Lebreau, Gadot, Yuj y Maqui otros miembros destacados. Los ciudadanos, alentados por la valentía de NORA, recuperan la fe en sí mismos y piden participar activamente en la batalla. Nora Estheim decide tomar un arma para luchar y defender a su hijo Hope. Ni el propio Hope ni Vanille deciden luchar. Desgraciadamente, Nora pierde la vida intentando proteger a Snow. Antes de morir, le pide al líder de NORA que cuide a su hijo, aunque Snow desconoce quién es. Hope ve a su madre morir desde la distancia, lo que hace que desarrolle un profundo odio hacia Snow.

En ese momento aparece el Palamecia, que lleva colgando el Vestigio de Paals con la intención de destruirlo. Lighning y Sazh se dirigen de inmediato hacia allí, la primera para salvar a su hermana Serah, el segundo para matar al fal'Cie Ánima con la esperanza de que esa sea la Misión de su hijo. Tras ser animado por Gadot, Snow se dirige hacia el Vestigio para rescatar a su prometida Serah. Por último, Vanille anima a Hope a ir detrás de Snow para que le diga lo que piensa de él, ya que lo considera el culpable de la muerte de su madre.

El Vestigio de Paals

Cuando Vanille y Hope llegan al Vestigio de Paals, este último recuerda su aversión al fal'Cie que allí se encuentra, pero es demasiado tarde. Vanille no muestra signos de temor y anima a su compañero a seguir adelante. Mientras tanto, Snow trata de adentrarse en lo que parecen ser las ruinas de un extraño templo con la intención de encontrar a su prometida Serah. Tras librarse de los ataques de PSICOM, Lightning y Sazh también alcanzan el Vestigio de Paals. Tan solo los separa de su objetivo una puerta firmemente cerrada, pero Lightning susurra unas palabras y la puerta se abre como si las hubiera aceptado. Todos ellos se enfrentan a armas automatizadas que pertenecen al destacamento de exploración que PSICOM envió allí dos días antes, cuando se descubrió al fal'Cie.

Hope y Vanille se encuentran con Snow. Aunque el chico se había propuesto encarar a Snow y obligarle a cargar con las culpas de la muerte de su madre, el miedo a la realidad resulta ser más fuerte que su odio y no le dice nada. Hope monta en cólera cuando descubre que Snow quiere salvar a su prometida, que ahora es una lu'Cie de Paals y, por tanto, una enemiga del Nido. El propio Snow sigue sin percatarse del odio del que es objeto y trata de proteger a Vanille y al muchacho. Mientras tanto, Lightning y Sazh se encuentran con varios Cie'th, horrendas criaturas surgidas a partir de aquellos lu'Cie que no logran cumplir su Misión.

Snow, Hope, Vanille, Lightning y Sazh encuentran a Serah y se reúnen. Serah se convierte en cristal, dando credibilidad al mito que dice que los lu'Cie que cumplen su Misión sufren ese destino. Antes de cristalizarse, Serah dice a Lightning y Snow que salven el Nido. Creyendo que ha perdido a su hermana para siempre, Lightning desata su ira contra Snow, que no pierde la esperanza de que pueda despertar algún día. En ese momento, PSICOM prepara un ataque en masa contra el Vestigio de Paals, estando Lightning y los demás en su interior.

Snow decide ir en busca del fal'Cie que transformó a Serah en lu'Cie para que despierte a su prometida. Lightning decide ir con él para vengar a su hermana. Sazh se une a ellos con la esperanza de que eliminar al fal'Cie sirva para liberar a su hijo Dajh de su Misión. Cuando se encuentran con él, Snow le pide a Ánima que libere a Serah, pero el fal'Cie no da señales de estar escuchando, por lo que el grupo decide enfrentarse a él. Después de una dura batalla, el fal'Cie es derrotado. Al mismo tiempo, el Vestigio, que está siendo atacado por PSICOM, se desploma sobre el Lago Bresha. Las olas levantadas son cristalizadas por el grito agónico de la criatura. Antes de morir, Ánima graba en el grupo la Marca maldita, convirtiéndolos en lu'Cie. Todos ellos tienen un sueño en el que la bestia Ragnarok ataca el Nido.

Lago Bresha

El grupo, que ha sido arrastrado por la caída del fal'Cie, recobra el conocimiento en el Lago Bresha. Sus aguas, bajo el efecto de la magia del fal'Cie moribundo, han quedado cristalizadas. En ese momento descubren las Marcas de su cuerpo, la prueba de que han sido convertidos en lu'Cie de Paals, enemigos del Nido. Desconocen la Misión que deben cumplir para no convertirse en Cie'th, siendo su única pista la visión que tuvieron, la cual mostraba a la bestia Ragnarok atacando el Nido. El grupo no es muy optimista con su futuro, salvo Snow, que debido a las últimas palabras de Serah, cree que su Misión es salvar el Nido de Ragnarok. Sin embargo, algo falla en su razonamiento, ya que se supone que los seres de Paals son enemigos del Nido.

El ejército del Sanctum vuelve a la carga con la misión de eliminar a aquellos que han entrado en contacto con el fal'Cie. El grupo encuentra poco después la estatua de cristal de Serah, que yace sepultada bajo otros cristales. Lightning, Sazh, Vanille y Hope deciden escapar, ya que el ejército está cada vez más cerca y cargando con Serah no podrían llegar muy lejos. Snow, incapaz de abandonar a Serah, comunica al grupo que se quedará allí para protegerla. Lightning y los demás se marchan en silencio, comprendiendo que la decisión de Snow es inquebrantable. Hope se pone a caminar, vacilante. Ha tenido incontables oportunidades, pero al final no ha podido decirle a Snow lo que quería: "Mi madre murió por tu culpa".

Lightning y los demás atraviesan el Lago Bresha sin mayores dificultades, hasta que divisan un batallón del ejército del Sanctum. PSICOM les está dando alcance, por lo que el grupo se ve obligado a atravesar durante su huida las ruinas de una ciudad destruida en la Guerra de Oclusión. Tras enfrentarse a numerosos enemigos, el azar hace que Lightning y los demás descubran un barco volador. Usando sus habilidades como piloto, Sazh se pone a los mandos y abandona la zona junto a Lightning, Hope y Vanille.

Las tropas de PSICOM alcanzan y arrinconan a Snow, que se encuentra junto a la estatua de su prometida Serah. Snow decide enfrentarse a sus enemigos, pero llega un momento en el que no puede oponer más resistencia. En ese momento aparecen las gemelas Shiva, Nix y Stiria, que acaban con los soldados y se enfrentan a él. Snow recobra fuerzas y vence a las gemelas, que le servirán como eidolón a partir de ese momento. Sin embargo, poco después es apresado por un grupo de soldados de la Caballería. Snow se sorprende al ver que están acompañados por una lu'Cie. En realidad se trata de Fang, que está colaborando con Cid para encontrar a su amiga Vanille.

Cumbres Infames

Mientras huyen en el barco volador, Lightnig y los demás descubren que el Sanctum ha anunciado que la Purga ha sido un éxito y que los deportados están sanos y salvos en Paals. Poco después, la aeronave es alcanzada por el fuego enemigo, por lo que Sazh se ve obligado a realizar un aterrizaje forzoso en las Cumbres Infames. Lightning prevé un nuevo ataque de sus perseguidores y reanuda la huida con premura. Hope marcha tras ella, por lo que Vanille y Sazh se quedan solos. Este último cae en el pesimismo, pero Vanille logra convencerlo para que se ponga en pie, tras lo cual comienzan a marchar juntos con la intención de escapar del lugar sin ser capturados por PSICOM.

Hope alcanza a Lightning e intenta seguirla, pero finalmente cae rendido. Sazh y Vanille llegan hasta él poco después. Hope les cuenta que él vivía en Palumpolum, pero que tuvo la mala suerte de estar en Bodhum con su madre el día en el que Sanctum decidió llevar a cabo la Purga. Posteriormente perdió a su madre en el Despeñadero. Debido a esto, maldice al Sanctum, al fal'Cie de Paals, a PSICOM y a Snow, al que considera el culpable de la muerte de su madre porque la dejó luchar. Tras escuchar la historia del joven, Sazh piensa en llevarlo con su padre, pero el chico no parece muy entusiasmado con la idea.

Vanille, Hope y Sazh vuelven a encontrarse con Lightning, que ha decidido llegar hasta la sede del Sanctum y acabar con Edén, el fal'Cie que dirige el Nido. Para ella, todos los fal'Cie son enemigos que han arruinado la vida de su hermana y la suya propia. Ya no escapa del Sanctum, sino que avanza para derrotarlo. Sazh y Vanille se oponen a su idea, por lo que acaban siguiendo su propio camino. Solo Hope está de acuerdo, por lo que decide seguirla. Sin embargo, el joven no tarda en mostrar claros síntomas de fatiga, por lo que Lightning piensa en abandonarlo al considerarlo un lastre. En ese momento aparece el eidolón Odín, que carga contra Hope. Lightning detiene la hoja de Odín, protege a Hope y finalmente derrota al eidolón, que le servirá a partir de ese momento. Después de esto, Lightning ya no siente deseo alguno de continuar sin Hope.

Mientra tanto, Snow es llevado por Fang al barco volador Lindblum y conoce a Cid Raines, general brigadier de la Caballería. Es entonces cuando descubre que el Sanctum planea una ejecución pública de los lu'Cie, poniendo fin a la intranquilidad que gobierna las vidas de los ciudadanos del Nido. Snow no comprende las verdaderas intenciones de Raines, lo que hace que sea golpeado por Fang, la misteriosa lu'Cie que le acompaña. Poco después descubre que Cid está buscando a los lu'Cie precisamente para evitar que sean capturados por el Sanctum. Según sus palabras, su intención es que la raza humana deje de estar subordinada a los fal'Cie. La estatua de Serah queda también al cuidado de la Caballería.

Bosque de Gapra

Tras escapar de las Cumbres Infames, Lightning y Hope llegan al Bosque de Gapra. Parecen haberse librado de sus perseguidores, pero han llegado a un territorio bajo control militar. No obstante no tienen más remedio que atravesar Gapra para llegar a la sede del Sanctum. Después de haber estado a punto de abandonar a Hope, la aparición del eidolón Odín ha hecho que Lightning se replantee su actitud. Ahora está dispuesta a luchar por el chico. El propio Hope, que hasta ahora dependía enteramente de su compañera, se presta a marchar en vanguardia. La exsoldado, advirtiendo el coraje reflejado en los ojos de Hope, le deja encabezar la expedición. El muchacho recibe de Lightning el cuchillo que le dio Serah para que le sirva de amuleto.

Las patrullas del Cuerpo de Guardabosques, responsables de la vigilancia de Gapra, van pasando de largo una tras otra. Lightning deduce que los soldados no han sido avisados de la incursión de los lu'Cie. PSICOM, tras fracasar en sus planes de exterminarlos en las Cumbres Infames, está ocultando información para que sus errores no queden al descubierto. Lightning y Hope se toman un respiro y piensan en sus compañeros lu'Cie, que tomaron caminos distintos. En ese momento, Hope pregunta a Lightning el significado de NORA, el grupo que lideraba Snow y que coincide con el nombre de su madre. La exsoldado le responde que significa "Nada de Obligaciones, Reglas ni Autoridad". Cuando lo descubre, Hope avanza irritado en busca de algún enemigo que le permita descargar el odio que lo embarga.

Lightning descubre finalmente el odio que Hope siente por Snow, al que considera culpable de la muerte de su madre. Hope acompaña a Lightning en su viaje para derrocar al Sanctum con la intención de fortalecerse y poder saldar cuentas con Snow algún día. Más tarde, Lightning le levanta la voz a Hope cuando él se apiada de unos soldados que yacen muertos en el suelo, ya que ese sentimiento no tiene lugar en el camino que han elegido: el de la batalla. Le hace saber que apiadarse del enemigo o vacilar puede ser fatal. Lightning alecciona a Hope con un método que le ayuda a deshacerse de sus dudas: fijar un objetivo que cumplir y no pensar más que en alcanzarlo.

Estas palabras inspiran a Hope para crear la Operación Nora, cuyo objetivo es acabar con Snow y el Sanctum, los culpables de la muerte de su madre. Lightning se da cuenta de su error, ya que sus palabras iban destinadas a que Hope abandonara sus dudas para evitar que muriera arrastrado por ellas, pero sus palabras han tenido el efecto contrario, han motivado al joven a jugarse el tipo en peligrosas batallas. Presa de los remordimientos, Lightning continúa su recorrido por el Bosque de Gapra, incapaz de transmitirle a Hope su error. Tras derrotar a Yu Jin Xiang, Lightning decide suspender sus planes iniciales para acercarse a casa de Hope, en la ciudad de Palumpolum.

Mientras tanto, un angustiado Snow ha decidido actuar y se ha unido Cid Raines. Junto a Fang, los dos lu'Cie parten hacia Palumpolum con la intención de encontrar a los demás lu'Cie y convencerlos para que se unan a ellos. Cid Raines pretende encontrarlos antes que PSICOM para evitar que sean ejecutados.

Floresta de Sunleth

Sazh y Vanille logran salir por fin de las Cumbre Infames y se aproximan a unas hermosas tierras donde se respira naturaleza: la Floresta de Sunleth. En ese momento divisan barcos voladores del ejército. Todo parece indicar que los militares se están congregando en Palumpolum. A Sazh le preocupa que puedan haber descubierto a Lightning y Hope, pero también le asusta tener que ir a salvarlos y vérselas con el ejército. Vanille, como si le leyera su mente, le empuja a actuar y propone seguir con la huida. Con tal de poner la mayor distancia posible entre ellos y el ejército, ponen rumbo a Nautilus.

Una pregunta de Vanille hace que Sazh recuerde la tragedia de su hijo Dajh. Unos lu'Cie de Paals atacaron el Barranco de Euride cuando Dajh se encontraba allí. Esto hizo que fuera elegido por el fal'Cie Kjata para convertirse en lu'Cie del Sanctum. Dajh acabó bajo la custodia de PSICOM. No obstante, puesto que no se sabe con certeza la Misión de Dajh, parece condenado a convertirse en Cie'th. Sazh subió al tren de la Purga para destruir al fal'Cie de Paals, pensando que tal vez esa fuera la Misión de su hijo. De todas maneras, si el objetivo de la Misión de Dajh no fuera el fal'Cie, sino sus lu'Cie, eso significa que el propio Sazh y sus compañeros deberían morir para que Dajh no se convirtiera en Cie'th. Aunque Sazh lo ignora, los lu'Cie de Paals que propiciaron estos hechos fueron su propia compañera Vanille y su amiga Fang. Tras derrotar a dos bestias llamadas Enki y Enlil, Sazh y Vanille toman un barco con destino a Nautilus, ciudad de ensueño.

Palumpolum, capital del comercio

Bajo la dirección del coronel Yaag Rosch, las fuerzas del Sanctum se movilizan en Palumpolum para eliminar a los lu'Cie y así preservar la paz y la estabilidad del Nido. Lightning pretendía tomar aquí el tren a Edén, pero la presencia de Hope le hace vacilar. Le duele ver al muchacho arriesgar su vida llevado por el odio, pues fue la misma Lightning la que lo motivó a ello. Hope, por su parte, está impaciente por vengar a su madre. Siente la urgencia de llevar a cabo la Operación Nora, cuyos objetivos son el Sanctum y Snow. El joven, que conoce la ciudad, sabe cómo evitar cruzarse con el ejército. Lightning sigue al muchacho a través de unos pasajes subterráneos.

Mientras recorren la planta alimenticia de Palumpolum, Lightning y Hope se encuentran con Rubí, el fal'Cie cuya función es proporcionar alimentos a los habitantes del Nido. Debido a un comentario de Hope, Lightning se da cuenta de que los pobladores del Nido no son más que mascotas al cuidado de los fal'Cie. Al advertirlo, Lightning comprende también sus propios sentimientos. Desde la infancia ha vivido protegida por los fal'Cie, pero al convertirse en lu'Cie de Paals, fue arrancada violentamente de esos brazos que la cuidaban. Se sintió como un niño abandonado y perdió el rumbo en la vida. Lightning cayó en la desesperación y se lanzó en cuerpo y alma a la lucha contra el Sanctum, ya que necesitaba un enemigo para escapar de la realidad. Tras darse cuenta de esto, Lightning le dice a Hope que se equivoca al seguir adelante con la Operación Nora, pero el joven no es capaz de aceptarlo.

Al ver que no ha conseguido devolver a Hope la esperanza, Lightning decide al menos proteger su vida, aunque eso signifique perder la suya propia. Cuando se disponen a enfrentarse a un pelotón enemigo, Snow aparece en ese momento junto a Fang y derrota a sus oponentes con ayuda de las gemelas Shiva. Posteriormente, el grupo se ve obligado a separarse. Fang se marcha con Lightning y Snow con Hope, desconociendo que el adolescente al que ahora debe proteger ansía acabar con su vida. Ahora que se ve tan cerca de poder cumplir su venganza, la mano de Hope tiembla al aferrar el cuchillo de Lightning.

El coronel Rosch, director de la operación de exterminio de lu'Cie en Palumpolum, decide levantar la restricción de armamento y pide a sus hombres que utilicen sus armas a discreción. Sabe que la evacuación de civiles no ha terminado y que un combate callejero podría tener terribles consecuencias. Aun así, está convencido de que debe terminar con los lu'Cie sin demora. Si no lo hace, el odio y el miedo de la población podrían generar, en todo el Nido, revueltas que causarían un número aún mayor de muertes.

Los lu'Cie deciden dirigirse a la casa de Hope, donde planean reunirse tras una larga separación. La furia arde en el corazón de Hope, alimentada por palabras que Snow pronuncia sin sospechar cómo son interpretadas por el muchacho. Hope le dice a Lightning por radio que llevará a cabo su venganza, que continuará la Operación Nora. De inmediato se corta la comunicación y Lightning no puede hacer nada para aplacar la ira del muchacho. De camino a la casa de Hope, Fang comienza a hablar de su pasado en respuesta a una pregunta de Lightning. Le revela que nació en el Gran Paals y que es una lu'Cie. Cumplió su Misión y se convirtió en cristal, pero al despertar descubrió, para su asombro, que la habían llevado al Nido.

Mientras tanto, Snow y Hope se topan con un grupo de ciudadanos de Palumpolum que están siendo evacuados por el ejército. Snow, que conoce la crueldad del ejército del Sanctum, amenaza a la gente para alejarla de los lu'Cie y de las balas del ejército. Debido a esto, Hope y Snow son perseguidos por una multitud enfurecida. Hope es incapaz de afrontar una realidad en la que todo el mundo aborrece a Paals y a los lu'Cie como él, por lo que cae en la desesperación más profunda. Finalmente, Hope da rienda suelta al odio que lleva dentro y se dispone a completar su venganza, pero es alcanzado por el fuego enemigo. Snow, que ahora sabe que Hope es el hijo de la mujer que vio morir durante la Purga, se lanza para protegerlo y da violentamente contra el suelo.

Entretanto, Lightning escucha la confesión de Fang. Cuando ella y Vanille despertaron de su sueño de cristal, habían perdido la memoria. En su busca de pistas acerca de la Misión que habían olvidado, ambas se infiltraron en la planta energética de Euride. Necesitaban averiguar la Misión para evitar que Vanille, cuya Marca seguía activa, se convirtiera en Cie'th, y también para impedir la creación de más lu'Cie. Fang está convencida de que a Serah la hicieron lu'Cie en reemplazo de ellas dos, incapaces de recordar su Misión. Ante este relato, Lightning vacila. Fang parece ser responsable de la tragedia de Serah, pero también le ha dado esperanzas de que su hermana podría despertar. En ese instante, se oye una explosión a la distancia. Las dos chicas parten al rescate pensando que Snow y Hope pueden estar corriendo peligro.

Cuando Hope recupera el sentido, descubre que Snow le está llevando a cuestas. Avanzando con dificultad debido a sus heridas, Snow le devuelve a Hope el cuchillo de Lightning. La espalda de Snow está indefensa, por lo que sería fácil para Hope cumplir su venganza. Pero en ese momento lo comprende todo. Desde el principio sabía que la muerte de Snow no le devolvería a su madre. Buscaba venganza porque eso le daba una razón para vivir. Su odio hacia Snow le permitió superar las batallas más cruentas. De algún modo, la presencia de Snow le protegía. Cuando se reúnen con Lightning, Hope le devuelve el cuchillo y declara el fin de la Operación Nora. Burlando el ejército, los cuatro lu'Cie llegan a casa de Hope. Su padre, que esperaba angustiado, se entera de la muerte de su mujer Nora.

Snow es llevado a una cama para recuperarse de sus heridas, momento que Lighning aprovecha para pedirle perdón y hacer las paces con él. Aunque se han disipado las tensiones mutuas entre los lu'Cie, su situación sigue siendo desesperada. Snow se ha propuesto derribar al Sanctum, pero Bartholomew, el padre de Hope, le hace una advertencia: si los lu'Cie acaban con el Gobierno, eso no hará más que reavivar el terror de la población. Si ese terror los lleva a tomar las armas, puede desatarse un caos incontrolable. Cuando el grupo se dispone a buscar un plan alternativo, los soldados de PSICOM irrumpen en la casa.

El coronel Rosch, de PSICOM, muestra a los lu'Cie la cruda realidad: la Purga y la caza de lu'Cie no son fruto de una decisión unilateral del Sanctum ni de los fal'Cie. Es el pueblo, movido por un temor extremo al Inframundo, el que exige la liquidación de los lu'Cie. Si este deseo no es satisfecho, el Nido entero puede caer en el caos. Los lu'Cie logran derrotar a sus enemigos con ayuda de la Caballería, que ha venido al rescate. Lightning, Fang, Hope y Snow suben a la nave y se alejan de Palumpolum

Nautilus, ciudad de ensueño

Sazh y Vanille llegan a Nautilus, la ciudad del ocio y el entretenimiento, que está colmada de turistas. Mezclados en tal multitud, esperan que el ejército no pueda encontrarlos. Sin embargo, esto no logra animar a Sazh, que sigue preocupado por Dajh, convertido en lu'Cie del Sanctum y enemigo de los lu'Cie de Paals, incluido él mismo. También nota que Vanille está deprimida, por lo que la anima a visitar la ciudad de ensueño con la esperanza de animarla.

Las noticias de la lucha en Palumpolum llegan a las pantallas de la ciudad de ensueño. Vanille reconoce a Fang y así se entera de que su amiga, de la que se había separado en Euride, está bien. Sin embargo, no se siente con ánimo de festejarlo, ya que se siente culpable de la tragedia en la que se ha visto envuelto el hijo de Sazh. Debido a esto, Vanille cae en una profunda depresión. Sazh, que no sabe lo ocurrido en Euride, trata de animarla, pero su ternura hace que Vanille se sienta aún más culpable. Los dos deciden ver un espectáculo llamado Pompa Sancta para olvidar sus penas. Después de esto, la pareja se dirige a Nautilandia. Vanille decide que lo confesará todo tras disfrutar un poco más de ese día de ensueño.

Cansado de huir sin esperanza, Sazh se despide de Vanille. Planea entregarse al ejército para reunirse con Dajh, que está en manos de PSICOM. Aunque eso signifique una muerte segura, a Sazh le basta con ver una vez más a su hijo y hablarle de los chocobos de Nautilandia. En un intento desesperado de hacerle cambiar de idea, Vanille le incita a la venganza contra el culpable del incidente de Euride, pensando que eso puede darle ansias de vivir. Antes de revelarle que la responsable es ella, la muchacha es interrumpida por un ataque del ejército. Los dos lu'Cie se ven obligados a huir.

Dajh aparece de pronto ante su padre, pero inmediatamente después se transforma en cristal. Su Misión era atrapar un lu'Cie de Paals, algo que consiguió al encontrarse con Sazh. En ese momento llega la coronel Jihl Nabaat de PSICOM, que estaba utilizando a Dajh para localizar a los lu'Cie de Paals. La coronel Nabaat revela a Sazh la verdad: su hijo fue convertido en lu'Cie por culpa de su compañera de andanzas, Vanille. La joven huye y Sazh va tras ella. Nabaat no trata de detenerlos, quiere observar la lucha a muerte entre dos lu'Cie y obtener datos valiosos para uso militar.

Sazh acusa amargamente a Vanille, la culpable de que Dajh se haya convertido en cristal. La Marca de Sazh se enciende en respuesta a su desesperación y aparece el eidolón Brunilda. Sazh no trata de huir, considera que la muerte sería un alivio para él. Sin embargo, Vanille le protege, sabe que su compañero la odia, pero aún así quiere que siga con vida. Tras derrotar al eidolón, Sazh apunta a Vanille con su pistola, pero no es capaz de disparar y le perdona la vida. Entonces decide usar el arma para terminar con su propia vida, pero falla en su intento. Vanilla y Sazh son apresados por PSICOM. Van a ser transportarlos a la capital Edén y ejecutados allí públicamente.

El Palamecia

Lightning y los demás lu'Cie descubren que Sazh y Vanille van a ser llevados a Edén para ser ejecutados. El general brigadier Cid Raines, al mando de la Caballería, cree que el Sanctum quiere eliminarlos para aliviar la ansiedad del pueblo y afianzar su dominio del Nido. Lightning y los demás no van a permitirlo, por lo que planean abordar el Palamecia, nave insignia del Sanctum que transporta a los lu'Cie capturados. A bordo viaja también Galenth Dysley, Primarca del Sanctum. Los lu'Cie saben que les espera una trampa, pero deciden ponerse en acción, por lo que abandonan el Lindblum y se dirigen al Palamecia con ayuda de Rygdea, mano derecha de Raines.

El Palamecia permite la entrada de Lightning y los demás sin mayores dificultades, lo que confirma que es una trampa. Rescatar a sus compañeros no es su único objetivo. Esperan capturar al Primarca Dysley para que confiese el engaño del que es víctima la población y acabar con el dominio de los fal'Cie. Lightning y su grupo van al rescate de sus compañeros derribando, uno tras otro, a los esbirros enemigos que les salen al paso. Mientras tanto, Vanille y Sazh aprovechan un descuido de los soldados para fugarse.

La coronal Nabaat comienza a perder la calma al ver que el avance de los lu'Cie es irrefrenable. Para colmo de males, los motores del barco dejan repentinamente de funcionar. Aunque Nabaat lo ignora, el responsable es el propio Galenth Dysley, que desea que los lu'Cie lleguen hasta él. Por su parte, Vanille y Sazh se reencuentran con el grupo de Lightning. Vanille y Fang vuelven a estar juntas. La unión les da nuevas fuerzas, por lo que deciden derrocar al Sanctum, terminar con el dominio de los fal'Cie y devolver el Nido a la humanidad.

Cuando los lu'Cie llegan al puente, Jihl Nabaat decide enfrentarse a ellos para cubrir la retirada del Primarca. Sorprendentemente, Galenth Dysley usa magia para acabar con Nabaat y otros subordinados. Entonces revela que es un fal'Cie llamado Baldanders. Sin ni siquiera inmutarse ante el ataque de Lightning y su grupo, Baldanders les revela la verdad: la Misión que el fal'Cie de Paals encargó a los lu'Cie es convertirse en el abominable Ragnarok y arrasar el Nido. Por otra parte, Serah se convirtió en cristal porque su Misión era reunir un grupo de individuos aptos para destruir el Nido, lo que se cumplió cuando Snow y los demás llegaron al Vestigio de Bodhum. Los lu'Cie, abrumados por la verdad, aceptan sumisamente la nave que les ofrece Baldanders y abandonan el Palamecia. El barco volador está protegido por una fuerza invisible, por lo que burla el encarnizado ataque del coronel Rosch y cae en las profundidades de Edén: la Quinta Arca.

La Quinta Arca

Lightning y sus compañeros están juntos de nuevo, pero eso no los libra de hacer tribulaciones. Si lo que dice Baldanders es cierto, su Misión es convertirse en Ragnarok y luchar contra el Huérfano, el fal'Cie que sustenta el Nido. Los lu'Cie no entienden por qué Baldanders, un fal'Cie del Sanctum, desea la destrucción del Nido. Todos están a punto de perder la esperanza, especialmente Snow. Hasta ahora había podido mantener arriba el ánimo porque creía que su Misión era proteger el Nido, como se lo había pedido Serah, pero ahora sabe que su prometida también era una enemiga de su propio mundo.

Fang y Vanille hacen saber al grupo que se encuentran en un Arca, uno de los arsenales creados por el Gran Paals para enfrentar una posible invasión de enemigos desconocidos. Sin embargo, no comprenden por qué está en el Nido. Si se descubre que está tan cerca de Edén, hasta el ejército del Sanctum podría ser presa del pánico. El Arca es también un campo de entrenamiento para elevar el poder de los lu'Cie. Al sentir encenderse sus Marcas y despertar su fuerza oculta, el grupo comienza a entender cuáles son las intenciones de Baldanders. El fal'Cie busca que los lu'Cie cumplan su Misión: destruir el Nido. Los ha transportado al Arca porque allí podrán adquirir la fuerza necesaria para hacerlo.

Mientras avanzan por la Quina Arca, el grupo se encuentra con Raines, que les cuenta la verdad. La Divinidad que creó a los fal'Cie y a la humanidad desapareció dejando el mundo a su suerte. Para salvarlo de la devastación, la deidad debe ser invocada nuevamente. Pero su regreso requiere un sacrificio digno: la muerte de las decenas de millones de habitantes del Nido. Los fal'Cie han cuidado de este mundo con el único fin de procurarse vidas que ofrendar a la deidad, pero para invocarla deben autodestruirse, lo que tienen vedado. Por eso usan a los lu'Cie de Paals como herramientas para que ellos hagan el trabajo. Raines también les revela que él mismo es un lu'Cie controlado por Baldanders, quien le dio la Misión de auxiliar y guiar al grupo de Lightning hasta él. Sin embargo, decide rebelarse, por lo que se enfrenta a los ellos para impedir la aniquilación del Nido. Raines lucha por su sueño y es derrotado, pero pese a ello se convierte en cristal.

Snow recupera la fe, cree que Raines se ha convertido en cristal, no por cumplir las órdenes de un fal'Cie, sino por actuar según los dictados de su condición humana. No importa cuál es la Misión que se les haya encomendado, ha decidido defender el Nido tal como Serah se lo pidió. Fang, sin embargo, rechaza la idea, ya que no quiere ver a Vanille convertida en Cie'th, por lo que decide enfrentarse a sus compañeros para obligarlos a cumplir la Misión. Cuando la angustia de Fang llega a su límite, su borrosa Marca se enciende y aparece el eidolón Bahamut. Al advertir que su vida y la de los demás están en peligro, Fang se enfrenta al eidolón y lo derrota, tras lo cual se abre un nuevo camino frente a ella. Allí encuentran un barco volador cuyo destino parece ser el Gran Paals. Los lu'Cie parten hacia ese vasto mundo para encontrar respuestas y, tal vez, una manera de hacer que sus Marcas desaparezcan.

El Gran Paals

Los lu'Cie llegan al Gran Paals con la esperanza de librarse de su Misión de destruir el Nido, pero los días pasan y su situación no mejora. Han explorado largamente los campos sin hallar un alma; solo los monstruos merodean entre las ruinas. Parece que la humanidad ha desaparecido por completo del Gran Paals. El tiempo transcurre implacable y el grupo comienza a ser presa de la impaciencia y la desesperación. Aparece Alejandro, el eidolón de Hope, que tras vencer a la criatura recobra las ansias de vivir. Después de esto, deciden partir hacia el norte, a la lejana aldea de Oerba. En la tierra natal de Fang y Vanille quizá puedan desvelar el misterio de la antigua guerra entre el Nido y el Gran Paals, e incluso encontrar una manera de deshacerse de sus Marcas de lu'Cie.

El grupo abandona el Valle Central y atraviesa la Estepa de Archylte, llegando de esta manera a los Túneles de Mah'habara. Fang averigua finalmente lo que Vanille le ha ocultado durante tanto tiempo: es Fang la que se convirtió en Ragnarok y atacó el Nido durante la Guerra de Oclusión, hace cientos de años. Vanille no se lo dijo para evitar que su amiga se atormentara, y aun ahora se niega a reconocerlo. Tal es su empecinamiento que el eidolón Hecatónquiro aparece para hacerla recapacitar. Tras derrotarlo, Vanille le cuenta toda la verdad a Fang y al resto del grupo. Al escuchar el relato de Vanille, Snow renueva su determinación de defender el Nido. Por su parte, Lightning lo ha reconocido al fin como futuro cuñado. En su mirada ya no hay trazas de la hostilidad de antaño.

Tras utilizar como medio de transporta a un fal'Cie de Paals llamado [[Átomo (Final Fantasy XIII)|Átomo] y abandonar los túneles, los lu'Cie atraviesan el Lago Sulyya, donde se encuentran con el fal'Cie Bismarck. También atraviesan la Torre de Taejin, donde derrotan a otro fal'Cie llamado Dahaka. Finalmente, el grupo llega a Oerba. Vanille y Fang recordaban su aldea natal como un bello lugar lleno de flores, pero ahora es un páramo cubierto de polvo cristalino cuyos únicos habitantes son los Cie'th. Oerba es donde esperaban poder librarse de su horrible destino, pero ahora es un mundo de desolación y muerte.

El grupo se encuentra con Baldanders, que les dice que ha nombrado primarca del Sanctum a Raines tras despertarlo de su sueño de cristal. Así busca despertar la ira de la Caballería, empeñada en derrocar al Sanctum, lo que provocará una guerra civil. La Caballería aprovechará la confusión para irrumpir en Edén y eliminar al Huérfano, sin saber que eso significará el fin del Nido. Para impedir la destrucción del mundo flotante a manos de la humanidad, Lightning y su grupo deben volver al mundo flotante. Sin embargo, Baldanders espera el regreso de los lu'Cie para obligarlos, mediante todo tipo de ardides, a adoptar la forma del terrible Ragnarok y acabar con el Huérfano. Tras luchar contra los lu'Cie para probar su fuerza, Baldanders les deja un barco volador listo para llevarlos de vuelta al Nido y se esfuma.

Edén, sede del Sanctum

Los lu'Cie regresan al Nido, concretamente a Edén, lo que provoca el terror más profundo entre sus habitantes. Al mismo tiempo, comienza a aparecer en la capital, a través de transpuertas, un ejército de enormes monstruos, Cie'th y autómatas. Se ha roto el sello de las Arcas que los fal'Cie ocultaron allí dejando en libertad a las huestes del Inframundo. Aprovechando la confusión que reina entre las filas del ejército del Sanctum, la Caballería entra en acción. El capitán Rygdea, ansioso por poner fin al dominio de los fal'Cie y del Sanctum, irrumpe en el despacho del Primarca Raines, su antiguo superior en la Caballería. Raines acepta sumiso su destino. Ha sido revivido para servir a Baldanders, pero no ha perdido la dignidad. Rygdea acaba con su vida de un disparo. Los lu'Cie, pensando que la Caballería planea derribar al Huérfano, se dirigen al centro de la capital para detenerlos.

El coronel Yaag Rosch se enfrenta a los lu'Cie a bordo del Piasa, ya que los considera enemigos de la humanidad. Actúa para proteger el Nido, al igual que los propios lu'Cie y la Caballería, empeñada en derrocar a los fal'Cie. Sin embargo, a pesar de tener una meta común, todos combaten entre sí, movidos por los engaños de los fal'Cie. Snow se reencuentra con los miembros de NORA, que le brindan su apoyo aunque ahora sea un lu'Cie de Paals. El grupo se enfrenta por última vez a Rosch, que tras ser derrotado se arrepiente de sus acciones y deja que los lu'Cie sigan su camino. Finalmente, Yaag Rosch sacrifica su vida para evitar que dos humbabas sigan al grupo de Lightning.

Cuna del Huérfano

Los lu'Cie llegan a la Cuna del Huérfano, un ambiente creado por el fal'Cie Edén. La Cuna representa la auténtica figura de Edén, encargado de controlar el funcionamiento del Nido, y es producto de la materialización de todos los datos del mundo flotante. En las profundidades de este espacio, en el límite entre la fantasía y la realidad, descansa el Huérfano. Nada más llegar, el grupo descubre que los soldados de la Caballería, que momentos antes luchaban por terminar con el régimen de los fal'Cie, deambulan convertidos en abominables Cie'th. En realidad, jamás habían pensado en eliminar al Huérfano; sabían que eso significaría la destrucción del Nido. Los fal'Cie los habían utilizado como simples señuelos para atraer a los lu'Cie.

Baldanders confía en la victoria. Los lu'Cie parecen no tener voluntad de cumplir su Misión, pero él sabrá utilizar sus sentimientos para que actúen según sus planes. Si tienen fe en el futuro, bastará con cerrarles las puertas que conducen al mañana. La esperanza traicionada se convertirá en dolor y después en odio. Por último engendrará al terrible Ragnarok, la criatura destinada a acabar con el Huérfano, destruir el Nido y ofrendar sus millones de vidas a la deidad salvadora. Pensando en este día ha construido Baldanders el Nido, creando en él un rebaño de seres humanos para el sacrificio y ayudando secretamente a los lu'Cie de Paals. Ahora ha dado su última orden al fal'Cie Edén, regidor supremo del Nido: que guía a los miserables lu'Cie hasta la cuna donde, soñando con la muerte, yace el Huérfano.

Tras derrotar a poderosos enemigos, los lu'Cie llegan a lo más profundo de la Cuna del Huérfano, donde se encuentran con Baldanders. Decididos a acabar con el fal'Cie y sus planes, Lightning y los demás se enfrentan a su poderoso adversario, al que derrotan tras una larga batalla. Baldanders aparentemente se desvanece, pero en realidad es asimilado por el Huérfano, que se manifiesta ante el grupo. Aunque los lu'Cie intentan plantar cara a su nuevo enemigo, el fal'Cie logra derrotarlos lanzando un poderoso ataque, dejando a sus adversarios exhaustos y sin fuerzas.

El Huérfano intenta transformar a Vanille en Ragnarok para que acabe con su vida y con la de millones de habitantes del Nido, logrando de esta forma que regrese la Divinidad. Fang se ofrece a cumplir la Misión para liberar a su amiga. El Huérfano acepta la propuesta. Lightning y los demás intentan detener a Fang, pero fracasan y aparentemente se transforman en Cie'th. Presa de la desesperación y el odio, Fang se transforma en Ragnarok. Aunque logra destruir la barrera que protege al fal'Cie, regresa a su forma humana antes de poder cumplir la Misión. El Huérfano comienza a atacar y curar a Fang alternativamente para lograr que el odio la invada y vuelva a convertirse en Ragnarok. En ese momento reaparecen sus compañeros, que atacan al fal'Cie.

Tras el ataque, el Huérfano se manifiesta en su forma final, libre de cualquier traza de Baldanders. Lightning y los demás se enfrentan a su enemigo para poner fin al dominio de los fal'Cie. Aunque esto pueda significar el fin del Nido, confían en tener la fuerza necesaria para salvarlo. Los lu'Cie derrotan al Huérfano, por lo que el Nido pierde su sustento y comienza a caer bajo su propio peso. Fang y Vanille deciden sacrificar sus vidas y se convierten en Ragnarok, no para destruir el Nido, sino para salvarlo. Finalmente logran su objetivo creando un enorme pilar de cristal que evita que el mundo flotante caiga sobre el Gran Paals. Las dos jóvenes se convierten en estatuas en el interior del pilar, donde comenzarán un nuevo sueño de cristal.

Lightning, Sazh, Vanille y Snow también se convierten en cristal, pero inmediatamente después despiertan y recuperan su forma humana. Aparentemente han cumplido su Misión, ya que el Nido ha sufrido graves daños y han derrotado al Huérfano. Sin embargo, ahora la humanidad tiene un nuevo mundo en el que vivir: el Gran Paals. El ejército del Nido deja el antiguo mundo flotante y empieza a explorar los alrededores. En ese momento, el grupo descubre que sus Marcas de lu'Cie han desaparecido. Serah y Dajh, que han despertado de su sueño de cristal, aparecen ante ellos, produciéndose un emotivo reencuentro. Snow le pide permiso a Lightning para casarse con su hermana y le promete hacerla feliz. Lightning le responde que ya lo sabe, y les da la enhorabuena.

[TERMINA FINAL FANTASY XIII]

El ejército empieza a evacuar el Nido, que ha quedado inhabitable, trabajando duramente para llevar a sus habitantes a un lugar seguro. El grupo averigua que aproximadamente la tercera parte de las ciudades del Nido han sido totalmente destruidas. Sazh se ofrece a ayudar al ejército como piloto, tras lo cual se marcha con su hijo Dajh para participar en la evacuación. Hope descubre que su padre sigue vivo y es conducido hasta él por uno de los soldados. Lightning, con la esperanza de encontrar algún método que le permita salvar a Fang y Vanille decide explorar el Gran Paals. Sin embargo, se marcha sin decirle nada a ni a Serah ni a Snow, ya que considera que su misión a partir de ahora es estar junto a su hermana y hacerla feliz. De esta forma, Lightning comienza un nuevo viaje y llega hasta un misterioso mar de oscuridad. Sin saber qué es exactamente lo que busca, la joven decide seguir adelante.

Misiones optativas

Tras regresar a Oerba, Vanille puede reencontrarse con su pequeño autómata Bhakti, que deja de funcionar inmediatamente después. Si el grupo encuentra las piezas necesarias, Sazh será capaz de repararlo. Después de esto, Bhakti dará al grupo información útil sobre el Gran Paals.

Tras llegar por primera vez a la Estepa de Archylte, el grupo se encuentra con una efigie, un Cie'th petrificado por el paso de los años que pide a los lu'Cie que cumplan su Misión. A partir de ese momento, Lightning y los demás pueden aceptar hasta sesenta y cuatro Misiones procedentes de efigies que están repartidas por todo el Gran Paals. Todas ellas consisten en exterminar monstruos, autómatas y Cie'th.

Mientras llevan a cabo las Misiones, los lu'Cie pueden acceder a nuevas localizaciones, tales como los Montes de Yaschas y la Quebrada de la Casta. También pueden visitar nuevas zonas de la Estepa de Archylte y los Túneles de Mah'habara. A algunas de estos lugares sólo es posible acceder con un chocobo, que también les sirve para desenterrar numerosos tesoros en la Estepa de Archylte.

En la Quebrada de la Casta, Lightning y los demás pueden participar en las pruebas del fal'Cie Titán, que examina la fuerza del grupo enfrentando a sus miembros contra numerosas criaturas del Gran Paals. Si los lu'Cie logran derrotar a todos sus enemigos, el fal'Cie Titán reconocerá su fuerza y los dejará ir.

En algunas de las Misiones, el grupo tendrá que enfrentarse a los Seis Martirios, poderosos Cie'th que maldicen su destino y repudian toda forma de vida. Los Seis Martirios son Bituitos, Genserico, Mitrídates, Sifax, Zenobia y Ronin caído. El grupo puede enfrentarse posteriormente a Cingetos, adalid de los Martirios y la criatura más poderosa de todo el Gran Paals.




  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial