Viernes, 22 de Agosto de 2014 05:59
Título
Foro
 

Oerba Yun Fang

De La Capital Olvidada

(Redirigido desde Fang)

Joven que residía junto a Vanille en Oerba, una pacífica comunidad del Gran Paals formada por varios clanes que adoraban y temían a partes iguales al fal'Cie Ánima, a quien consideraban su dios protector. Fang es una mujer misteriosa que posee una gran determinación y no presta atención a las cosas sin importancia. Su nombre significa "Fang del clan Yun, oriunda de Oerba".

Contenido

Datos personales

  • Edad: 21 años biológicos, unos 500 años cronológicos
  • Altura: 175 cm
  • Hogar: Oerba (Gran Paals)
  • Arma: Lanza
  • Lateralidad: Diestra
  • Marca: Brazo derecho
  • Eidolón: Bahamut


La Guerra de Oclusión

Hace 500 años, Fang y Vanille fueron elegidas por el fal'Cie Ánima para ser convertidas en lu'Cie de Paals. Su Misión consistiría en transformarse en Ragnarok y destruir el Nido y a todos sus habitantes, a quien los fal'Cie del Gran Paals consideraban sus enemigos. Aunque Fang se negaba a convertirse en lu'Cie, finalmente las dos jóvenes tuvieron que aceptar su destino.

Estos acontecimientos dieron lugar a la Guerra de Oclusión, en la que los habitantes del Gran Paals intentaron destruir el Nido. Fue Fang la que finalmente se convirtió en Ragnarok sin contar con la ayuda de Vanille. Aunque Ragnarok provocó grandes daños en la corteza del Nido, no fue capaz de cumplir su Misión. Tanto Fang como Vanille acabaron en el Templo de Ánima convertidas en estatuas de cristal por la diosa Etro, que se apiadó de los moradores del Nido.

Baldanders, líder de los fal'Cie del Nido, llevó el templo al mundo flotante con la esperanza de que las dos lu'Cie despertaran de su sueño de cristal y retomaran su Misión. De esta forma, tanto Ánima como las estatuas de Fang y Vanille estuvieron durante 500 años en el Nido sin que nadie conociera su existencia. El templo de Ánima empezó a ser conocido como el Vestigio de Bodhum debido a la cercanía de la ciudad del mismo nombre. Nadie llegó a explorar su interior en los siguientes cinco siglos, por lo que se desconocía qué había en su interior.


Despertar y separación

Quinientos años después de su Misión fallida, Vanille y Fang despertaron de su sueño de cristal y recuperaron su forma humana. La Marca de Fang estaba quemada, y además no recordaba nada de su Misión ni de las circunstancias que la habían llevado a convertirse en estatua de cristal. Vanille sí lo recordaba todo, pero hizo creer a Fang que ella también lo había olvidado. Ansiaba huir de una Misión que, de cumplirla, acabaría con incontables vidas. Creyendo que las dos habían olvidado su Misión, Ánima convirtió en lu'Cie a Serah, una joven del Nido que había entrado en el Vestigio. Fang y Vanille la encontraron inconsciente y la llevaron al exterior con la intención de velar por su seguridad hasta que recobrara el sentido y pudiera emprender por su cuenta el camino de regreso.

Las prisas acuciaban a Fang. Su Marca quemada hacía tiempo que no evolucionaba, pero no sucedía lo mismo con la de Vanille. Si su amiga no conseguía recordar su Misión y cumplirla, acabaría convertida en Cie'th. Tras inspeccionar Bodhum, Fang propuso ir a la planta energética del Barranco de Euride y acercarse al fal'Cie que habitaba en las instalaciones. El contacto con ese ente del Nido, su enemigo, quizás las ayudaría a recordar su Misión. Una vez allí, el fal'Cie detectó la presencia de las dos jóvenes, por lo que convirtió en lu'Cie del Sanctum a un niño llamado Dajh para que las capturara. El Sanctum envió tropas a la planta y Fang, con tal de facilitarle la huida a Vanille, les hizo frente sola.


Uniéndose a la Caballería

Fang consiguió dejar atrás a sus perseguidores y regresar al templo, pero Vanille ya no estaba allí. Mientras buscaba pistas por la ciudad, Fang fue arrestada por la Caballería de Cid Raines. El general brigadier le dijo que tenía sus dudas acerca del dominio que ejercían los fal'Cie sobre el Nido y se ofreció a proteger a Fang. Consciente de que no podría encontrar a Vanille por sí misma, la joven decidió confiar en Raines y aliarse con él. Desgraciadamente, Fang no logró encontrar a su amiga. Poco después comenzó la Purga, lo que propició que todos los habitantes de Bodhum fueran llevados al Despeñadero. Aunque Fang lo ignoraba, Vanille tomó el tren de la Purga. Durante los acontecimientos posteriores, cuatro personas más se convirtieron en lu'Cie de Paals: Lightning, Hope, Snow y Sazh.

Cid Raines y sus hombres fueron en busca de los nuevos lu'Cie para intentar protegerlos de PSICOM, que pretendía exterminarlos por el peligro que representaban para el Nido. Fang, acompañada por Rygdea y otros soldados de la Caballería, fue enviada al Lago Bresha con la misión de capturar a Snow, que en ese momento se encontraba junto a la estatua de cristal de su amada Serah. La joven de Oerba pudo comprobar cómo Snow invocaba a las hermanas Shiva, Nix y Stiria, a las que reconoció. Después de esto, capturó al lu'Cie y lo llevó ante Cid Raines, que le contó su intención de proteger a los lu'Cie. De esta forma, Snow también se unió a la Caballería para iniciar la búsqueda de Lightning y los demás.

Fang y Snow encontraron a Lightning y Hope en Palumpolum, donde los ayudaron en su enfrentamiento con PSICOM. El grupo se dividió rápidamente en dos, con Lightning y Fang por un lado, y Hope y Snow por el otro. Fue entonces cuando Fang reveló a su nueva compañera que había nacido en el Gran Paals y que también era una lu'Cie. En el pasado había intentado llevar a cabo su Misión, lo que hizo que acabara convertida en estatua de cristal. Tiempo después despertó y recuperó su forma humana,. También contó a Lightning que su hermana Serah habia sido convertida en lu'Cie porque ella era incapaz de recordar su Misión. Lightning se enfadó inicialmente al saber que Fang era la responsable de la tragedia de Serah, si bien también le dio esperanza de que su hermana pudiera despertar de su sueño de cristal.


Reencuentro con Vanille

Tras participar en numerosas batallas, Fang, Lightning, Hope y Snow lograron escapar de Palumpolum y regresaron al Lindblum. Allí descubrieron que Sazh y Vanille habían sido capturados en Nautilus y que iban a ser llevados a Edén, sede del Sanctum, para ser ejecutados públicamente. Con la ayuda de Cid Raines, Fang y los demás lograron infiltrarse en el Palamecia, el barco volador donde transportaban a Vanille y Sazh. El grupo no tardó en encontrarse con ellos, lo que permitió a Fang reencontrarse con su amiga, a la que no veía desde el incidente de Euride.

Tras reunirse, el grupo fue al encuentro de Galenth Dysley, que también se encontraba en la nave. Cuando llegaron hasta el Primarca, este reveló a los lu'Cie que en realidad se trataba de Baldanders, un fal'Cie del Nido que se hacía pasar por humano. Tras luchar contra ellos para ponerlos a prueba, contó a Fang y a los demás que la Misión del grupo era convertirse en Ragnarok, matar al Huérfano y con ello destruir el mundo flotante. Abrumados por la verdad, los lu'Cie aceptaron sumisamente el barco volador que les proporcionó Baldanders.


La Quinta Arca

De esta forma llegaron a la Quinta Arca, donde el fal'Cie pretendía que los lu'Cie aumentaran su poder para que pudieran llevar a cabo su Misión. Mientras estaban allí, Vanille y los demás se encontraron con Cid Raines, que les reveló que el plan de Baldanders era destruir el Nido pensando que el sacrificio de millones de vidas haría regresar a la Divinidad que abandonó el mundo tras crear a humanos y fal'Cie. El propio Raines era un lu'Cie de Baldanders cuya Misión era guiar y ayudar a los lu'Cie de Paals. Arrepentido de sus actos, renegó de su Misión y se enfrentó al grupo para evitar que destruyera el Nido, pero fue derrotado.

Poco después, Fang se reveló contra sus propios compañeros, que también habían decidido renegar de su Misión. Incapaz de soportar la idea de que Vanille pudiera convertirse en Cie'th, Fang levantó su lanza contra sus amigos. En este momento apareció el eidolón Bahamut, que atacó al grupo. Tras advertir que no solo estaba en peligro su vida, sino la de todos, Fang cambió de actitud. Fiel al deseo de auxiliar a sus compañeros, la joven logró derrotar a Bahamut, lo que le hizo adquirir la habilidad de invocar al eidolón cada vez que necesitara su ayuda. Después de esto, los lu'Cie encontraron un barco volador que aparentemente los llevaría al Inframundo. El grupo decidió dirigirse hasta allí con la esperanza de encontrar una forma de evitar su destino como lu'Cie.


Regreso al Gran Paals

En su llegada al Gran Paals, el barco volador en el que viajaban fue atacado por un enorme monstruo volador, lo que propició que el grupo tuviera que saltar al vacío. Fang invocó a Bahamut durante la caída, evitando que sus compañeros impactaran contra el suelo del Inframundo. Después de esto, pasaron varios días en los que Fang y los demás se dedicaron a inspeccionar las cercanías, pero no encontraron nada de interés. Posteriormente decidieron dirigirse a Oerba, la antigua aldea de Fang y Vanille. Tal vez allí podrían desvelar el misterio de la antigua guerra entre el Nido y el Gran Paals, e incluso encontrar una manera de deshacerse de sus Marcas de lu'Cie. De esta forma, en pos de una ínfima esperanza, el grupo puso rumbo a Oerba. A su paso se toparon monstruos de todo tipo, pero no encontraron ni un ser humano. La civilización había desaparecido a causa de la Guerra de Oclusión que se libró siglos atrás.

Mientras atravesaban los Túneles de Mah'habara, Fang averiguó finalmente lo que Vanille le había estado ocultando durante tanto tiempo. Fue la propia Fang la que se convirtió en Ragnarok y atacó el Nido durante la Guerra de Oclusión. Vanille no se lo había dicho para evitar que su amiga se atormentara, y aún en ese momento se negó a reconocerlo. Tal fue su empecinamiento que Hecatónquiro apareció para hacerla recapacitar. Gracias a la ayuda de Fang, Vanille logró derrotar al eidolón, lo que le dio la habilidad de invocarlo en batalla cada vez que necesitara su ayuda. Después de esto, Vanille y los demás siguieron su viaje.

Fang y Vanille recordaban su aldea natal como un bello lugar lleno de flores. Sin embargo, al llegar a Oerba tras una larga travesía, la encontraron convertida en un páramo cubierto de polvo cristalino habitado por Cie'th. Oerba, el lugar donde esperaban poder librarse de su horrible destino de lu'Cie, era ahora un mundo de desolación y muerte. Poco después se encontraron con Baldanders, que les dijo que había nombrado nuevo Primarca a Cid Raines. Según el fal'Cie, esto provocaría la rebelión de la Caballería, que intentaría acabar con el Huérfano sin saber que hacer tal cosa significaría la destrucción del Nido. Creyéndose las mentiras del fal'Cie, Fang y los demás decidieron regresar al Nido para evitar que esto ocurriera. Lo que realmente pretendía Baldanders era que los lu'Cie se dirigieran a Edén, sede del Sanctum, para que fueran ellos mismos los que acabaran con el Huérfano y cumplieran su Misión.


La batalla final y la caída del Nido

Usando el barco volador que les proporcionó Baldanders, Fang y los demás se dirigieron a Edén. A su llegada, la Caballería comenzó a atacar la ciudad, momento que fue aprovechado por Baldanders para liberar monstruos y autómatas de la Quinta Arca. En medio del caos que esto produjo, los lu'Cie se dirigieron hasta el fal'Cie Edén, regidor del Nido, para evitar que la Caballería acabara con el Huérfano. Una vez allí, descubrieron que todos los miembros de la Caballería habían sido transformados en Cie'th. Baldanders había mentido, sólo pretendía llevarlos hasta allí con la esperanza de que cumplieran su Misión. El grupo decidió internarse en la Cuna del Huérfano, no para destruir el Nido, sino para acabar con Baldanders.

Tras atravesar la Cuna del Huérfano y derrotar a poderosos enemigos, los lu'Cie llegaron a lo más profundo del lugar, donde se encontraron a Baldanders. Tras derrotarlo, el fal'Cie fue asimilado por el Huérfano, que se manifestó ante el grupo e intentó transformar a Vanille en Ragnarok para que acabara con su vida y destruyera el Nido en el proceso. Fang se ofreció a cumplir la Misión para liberar a su amiga, lo que fue aceptado por el lu'Cie. Aunque Lightning y los demás intentaron detener a Fang, esta finalmente se transformó en Ragnarok y destruyó la barrera que protegía al Huérfano, pero recuperó su forma humana antes de poder cumplir la Misión. Esto propició que el fal'Cie comenzara a atacar y curar a Fang alternativamente para lograr que el odio la invadiera y volviera a convertirse en Ragnarok. En este momento reaparecieron sus compañeros, que atacaron al fal'Cie para liberar a su compañera.

Con la esperanza de ser capaces de evitar la destrucción del Nido incluso si el Huérfano era exterminado, el grupo se enfrentó al fal'Cie dispuestos a liberar a los humanos de la influencia de los fal'Cie. Cuando el Huérfano fue derrotado, el Nido comenzó a caer sobre el Gran Paals. Fang y Vanille lograron evitar la catástrofe transformándose conjuntamente en Ragnarok y creando un gigantesco pilar de cristal que evitó que el Nido impactara sobre Paals. Las dos jóvenes acabaron convertidas en estatuas de cristal en el interior de ese mismo pilar. El Nido sufrió graves daños, pero el sacrificio de Fang y Vanille evitó la muerte de millones de personas.


Después del Hundimiento

Inmediatamente después del Hundimiento, Lightning decidió iniciar un nuevo viaje destinado a encontrar la forma de liberar a Fang y Vanille de su prisión de cristal. Sin embargo, la participación de Etro en estos acontecimientos provocó un cambio en la diacronía que eliminó a Lightning de la historia. En esta línea temporal alternativa, Snow, Sazh y Hope pensaban que la exsoldado también se encontraba en el pilar acompañando a Fang y Vanille. En realidad, Lightning había sido transportada a Valhalla; Fang y Vanille eran las únicas que descansaban realmente dentro del pilar en un sueño eterno.

Pese a estar en inmersas en un sueño de cristal, Fang y Vanille eran totalmente conscientes de su situación. También sabían que Lightning se encontraba en Valhalla en un combate eterno para proteger a Etro, a pesar de que ellas la consideraban una divinidad cruel. Al margen de esto, Fang y Vanille lamentaban no haber podido pedir perdón a Serah personalmente, ya que se consideraban las culpables de que hubiera sido convertida en lu'Cie y posteriormente en estatua de cristal. Por esa razón, consideraban que la única forma de redimirse era seguir así, sosteniendo el Nido desde el interior del pilar.


La destrucción del pilar

Durante los siguientes años, a pesar de estar sumidas en un profundo letargo al margen de todo, Fang y Vanille eran capaces de sentir la presencia de sus amigos cuando iban a visitarlas. Hope era el que lo hacía más a menudo, sobre todo para comprobar el estado del pilar. A las dos lu’Cie no les importaba seguir así toda la eternidad si eso servía para ayudar a construir un futuro mejor para la raza humana. Además, Fang y Vanille valoraban el hecho de estar juntas a pesar de todo.

Tiempo después del Hundimiento, Fang y Vanille comenzaron a ser conocidas como las “hijas de la diosa”. Durante los siglos siguientes, la erosión y la acción del Rey flan comenzaron a hacer mella sobre la estructura del pilar de cristal. Esta segunda gran amenaza provocó un conflicto entre los habitantes del Nido, unos disturbios que concluyeron con la caída de la guarida flotante en el año 500 d. H. El impacto del satélite sobre el Gran Paals convirtió el mundo en ruinas, propiciando la extinción de la raza humana 200 años después. La era apocalíptica que vivió Noel era el resultado de todos estos trágicos eventos del pasado.


Una nueva historia

Cuando Serah y Noel empezaron a viajar en el tiempo para cambiar el futuro, Fang y Vanille se dieron cuenta de ello. De alguna forma, eran conscientes de algunos de los cambios que sus viajes producían en la diacronía. Las dos lu’Cie tenían fe en que Serah y Hope lograrían salvar el futuro y evitar que se produjera una nueva catástrofe. También eran capaces de seguir los viajes de Snow, y sabían que estaba emperrado en ir al Coliseo para hacerse más fuerte y poder salvarlas. Sin embargo, Fang y Vanille deseaban decirle que se olvidara de ellas y ayudara a Serah y Lightning para que volvieran a estar juntas.

Serah y Noel empezaron a desentrañar las paradojas que habían aparecido en las distintas épocas. En un momento dado, Caius Ballad condenó a Serah Farron a un sueño eterno en la Falla del Continuo, creando una falsa realidad en la que la joven vivía en Nueva Bodhum junto a su hermana. A pesar de seguir dormidas en el pilar de cristal, Fang y Vanille pudieron manifestarse en el sueño de Serah, mostrándole el camino para escapar de él. Fue Fang la que creó una distorsión que permitió a Serah volver al mundo real. Después de esto desaparecieron, ya que se les acababa el tiempo y tenían que volver.

Las acciones de Serah y Noel a lo largo de la diacronía crearon una nueva línea temporal. Aunque lograron salvar el pilar del desgaste y la guerra, no pudieron evitar que acabara derrumbándose por culpa de las acciones de Caius. No obstante, Sazh Katzroy, siguiendo las órdenes de Hope, logró salvar las estatuas de Fang y Vanille. En esta nueva línea histórica también se evitó la catástrofe que acabó con la raza humana, ya que se creó un nuevo Nido que se convertiría en su nuevo hogar. Desgraciadamente, aunque parecía que el futuro había sido corregido, la muerte de Etro durante la batalla entre Serah, Noel y Caius propició que el caos escapara de Valhalla y cubriera el mundo, destruyendo el pasado y erradicando la historia.




  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial