Viernes, 25 de Julio de 2014 17:06
Título
Foro
 

Etéreo

De La Capital Olvidada

El lugar donde reposan eternamente las almas de los muertos. Los invocadores ejecutaban el rito del envío para guiar a los espíritus (en forma de lucilos) a su morada final en el Etéreo. Según el Dogma de Yevon, las almas que no eran enviadas se transformaban en monstruos. Por otra parte, aquellos espíritus que aceptaban su muerte podían llegar al Etéreo sin necesidad de ser enviados. Físicamente, el Etéreo se encuentra en el interior del planeta. Según Shinra, en el Etéreo se encuentra la fuerza vital del planeta y contiene una energía sin límites. Teóricamente, dicha energía podría llegar a ser extraída usando la metodología adecuada, pero se tardarían generaciones en conseguir tal cosa.

El Etéreo en Guadosalam

Cierta zona del Etéreo es accesible dese Guadosalam, siendo los guado sus guardianes y protectores. Esta región del Etéreo es una plataforma flotante situada en el cielo sobre unas cascadas y un campo de flores. Los lucilos que se reúnen allí mediante el rito del envío son capaces de reflejar los pensamientos. Debido a ello, gente de toda Spira solía ir hasta Guadosalam para acceder al Etéreo y poder ver las imágenes de sus difuntos. Aunque se supone que dichas imágenes no corresponden realmente a las personas fallecidas, sino a memorias reflejadas, solo aparecen allí los muertos, pero no los vivos ni las personas no enviadas, lo que añade aún más misterio a este fenómeno.

Durante la Calma Eterna

Tras la llegada de la Calma Eterna, Shuyin se hizo con el control de los oradores de los templos, dejando en su lugar una profunda fosa que conectaba con el Etéreo. Estas fosas se encontraban en el Templo de Besaid, el Templo de Kilika, el Templo de Djose, la Cueva del Orador Robado y Bevelle Subterráneo. Shuyin usó a los oradores para invocar a sus eones correspondientes e instarlos contra los habitantes de Spira. Como consecuencia de esto, empezaron a aparecer monstruos procedentes de la Cámara del Orador de cada templo, o más concretamente, del Etéreo. Yuna, Rikku y Paine pusieron fin al problema eliminando al eón de cada uno de estos lugares. Tras derrotar a Ixion en el Templo de Djose, Yuna cayó por una de estas fosas y apareció en el Etéreo, donde se encontró con Shuyin. Posteriormente logró salir de allí apareciendo en Bevelle Subterráneo, donde se encontraba otra de las entradas al Etéreo.

Las distintas fosas permiten acceder al Camino al Etéreo, un conjunto de senderos descendentes y plataformas de piedra que desembocan en el Abismo del Etéreo. Este lugar parece corresponder al campo de flores que es observable desde el Etéreo de Guadosalam. Desde aquí se puede llegar al Núcleo del Etéreo, un extraño sendero donde habitan algunos de los monstruos más poderosos que existen. Para atravesar este lugar es necesario superar varios puzles musicales. En lo más profundo del Etéreo se encontraba Vegnagun, al que Shuyin pretendía utilizar para destruir Spira. Yuna, Rikku y Paine tuvieron que atravesar el Núcleo del Etéreo para poder enfrentarse tanto a Shuyin como a Vegnagun.




  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial