Miercoles, 23 de Abril de 2014 10:11
Título
Foro
 

Daga (Final Fantasy IX)

De La Capital Olvidada

Sara es una invocadora que nació en Madain Sari el 15 de enero de 1784. Cuando contaba con seis años de edad, su aldea fue destruida por el Invencible. Su madre Jane consiguió salvarla al huir de allí en una chalupa, y aunque ella acabó muriendo su hija Sara logró sobrevivir.

Contenido

Datos personales

  • Raza: Invocadora
  • Edad: 16 años
  • Lugar de nacimiento: Madain Sari
  • Hogar: Alexandria
  • Profesión: Princesa de Alexandria, posteriormente reina

Infancia y adolescencia en Alexandria

Gracias al sacrificio de su madre, Sara pudo ser encontrada por el profesor Toto y posteriormente adoptada por los reyes de Alexandria. Estos acababan de perder a su hija Garnet, por lo que decidieron adoptar a la joven invocadora, quien supuestamente se parecía mucho a su hija.

De esta forma, Sara pasó a llamarse Garnet von Alexandros y se convirtió en princesa de Alexandria. Sus padres extrajeron su cuerno, una característica propia de la raza de los invocadores, ocultando de esta manera su verdadero origen. Por alguna razón, Garnet no recordaba nada de su pasado, por lo que creció pensando que realmente era la hija biológica de los reyes de Alexandria. Durante su infancia y adolescencia, Garnet tuvo como tutor al profesor Toto. Cuando Garnet tenía diez años, su padre falleció. Durante el funeral conoció a su tío Cid, el Gran Duque de Lindblum.

Planes de huida: la alianza con Tantalus

Durante el decimoquinto cumpleaños de la princesa, la reina Brahne recibió la visita de Kuja. Poco después, Toto abandonó su puesto como tutor de la princesa y se marchó a Treno. A partir de ese momento, Garnet empezó a notar un raro comportamiento en su madre, que se volvió aun más preocupante con el paso de los meses. Finalmente, un año después de la llegada de Kuja, Garnet planeó escapar de Alexandria para explicarle a su tío Cid lo que estaba pasando.

Garnet logró escapar del castillo el día de su decimosexto cumpleaños. Ese día llegó una banda teatral conocida como Tantalus para representar la obra "Quiero ser tu canario". En realidad, Tantalus era un grupo de ladrones que habían ido hasta allí por orden del Gran Duque Cid, que también se dio cuenta del extraño comportamiento de la reina Brahne. Yitán, uno de los ladrones, se infiltró en el castillo para raptar a la princesa, descubriendo que ella misma deseaba ser secuestrada.

Escapando de Alexandria

Garnet acabó en el barco teatro de los ladrones con Yitán. Steiner, un caballero que deseaba protegerla, y Vivi, un pequeño mago negro que se había colado para ver la obra, también se encontraban en el barco cuando la reina Brahne ordenó que lo atacaran para evitar que se llevaran a la princesa. El grupo logró escapar de Alexandria, pero el barco fue alcanzado y acabó haciendo un aterrizaje forzoso en el Bosque Maldito.

En el bosque, Garnet fue capturada por un monstruo llamado Jaula, que la llevó rápidamente hasta Cefalópodo, el Amo del Bosque. Yitán, Vivi, Steiner y Blank, otro de los ladrones, lograron rescatarla. Sin embargo, en ese momento el bosque empezó a petrificarse. Todo el grupo logró escapar salvo Blank, que acabó convertido en piedra. Después de esto, el grupo decidió atravesar la Caverna del Hielo para intentar regresar a la civilización. Allí Yitán derroto a Vals Negro 1, un poderoso mago negro enviado por Ton y Son para llevar a la princesa de vuelta a Alexandria. Tras salir de la caverna, Garnet decidió cambiarse el nombre para pasar desapercibida. Por esta razón adoptó el nombre de Daga, inspirándose en un arma de Yitán.

Los oscuros planes de la reina Brahne

Steiner, Vivi, Daga y Yitán se dirigieron a la aldea más cercana, que resultó ser Dali. Allí Steiner empezó a buscar alguna manera de regresar a Alexandria, aunque Yitán y Daga querían dirigirse a Lindblum. Tras derrotar a Vals Negro 2, el grupo acabó a bordo de un carguero que se dirigía a Alexandria, si bien Yitán y Daga lograron hacerse con el control del barco volador para ir hasta Lindblum. Daga pilotó en todo momento, incluso cuando empezaron a ser perseguidos por el Vals Negro 3, del que lograron desembarazarse en la Puerta del Sur.

En Lindblum, Daga pudo reencontrarse con Cid, quien le reveló que él también era consciente del extraño comportamiento de la reina Brahne. Mientras decidían cuál sería su siguiente paso, se celebró en Lindblum la Gran Cacería, una competición en la que participaban los mejores guerreros del mundo. Cuando el evento terminó, llegaron noticias de que la reina Brahne había dirigido un ataque contra Burmecia. El grupo decidió dirigirse hacia allí, pero obligaron a Daga a quedarse en Lindblum porque consideraron que la misión podría ser peligrosa. Indignada por esta decisión, Daga planeó regresar a Alexandria para hablar con su madre y hacerla entrar en razón.

La Aguja de platino y el regreso a Alexandria

Durante la comida, usó Hierba de Morfeo para dormir a todos los miembros del grupo salvo a Steiner. Inmediatamente después, Daga y Steiner fueron a la Puerta del Sur para, desde allí, dirigirse de vuelta a Alexandria. Mientras estaban en la Puerta del Sur, Daga y Steiner se encontraron con Marcus y Cinna, dos de los miembros de Tantalus. Marcus se dirigía a Treno en busca de la Aguja de platino, un objeto que podría curar la petrificación de Blank en el Bosque Maldito. Sintiéndose en parte culpable por lo que le ocurrió a Blank, Daga decidió acompañar a Marcus hasta Treno.

Con la ayuda de Bakú, que también estaba en Treno, Marcus, Steiner y Daga planearon el robo de la Aguja de platino. Cuando fueron a llevarlo a cabo, se encontraron con el profesor Toto, el que fuera tutor de la princesa tiempo atrás. Finalmente fue el propio Toto quien facilitó la Aguja de platino al grupo. Posteriormente, les condujo hasta el Pasaje de Gargán, que fue utilizado por Daga, Steiner y Marcus para dirigirse a Alexandria. Cuando llegaron a su destino, el grupo fue capturado por una trampa de Ton y Son. Steiner y Marcus fueron llevados a una jaula, mientras que Daga fue dejada en manos de los dos bufones para que estos le extrajeran los espíritus de invocación de su interior. Ton y Son lograron su objetivo, de manera que la reina Brahne empezó a usar estos espíritus para atacar otras ciudades y aldeas.

Pinnacle Rocks y el primer espíritu de invocación

Daga fue rescatada por Steiner, Yitán, Vivi y Freija, pero durante la huida fueron interceptados por Beatrix. El grupo fue derrotado fácilmente, pero en ese momento la propia Beatrix se dio cuenta de que no estaba actuando correctamente, por lo que cambió de bando para proteger a la princesa. Steiner, Freija y Beatrix colaboraron para cubrir la retirada de Daga, Yitán y Vivi, que lograron escapar a través del Pasaje de Gargán. Durante el trayecto, el grupo fue atacado por un monstruo llamado Larválida X. Esto provocó que el gargán aumentara su velocidad para escapar de él, haciendo que pasara de largo la parada de Treno. Fue así como llegaron finalmente a Pinnacle Rocks. Daga se encontró allí con Lamú, un espíritu de invocación, que le ofreció usar su poder si era capaz de superar una prueba. La princesa llevó a cabo la prueba satisfactoriamente, por lo que recibió un olivino, una gema que le permitiría invocar a Lamú siempre que quisiera.

En busca de Kuja en el Continente Exterior

Tras abandonar Pinnacle Rocks, el grupo decidió caminar hasta Lindblum. Mientras se dirigían hacia allí, vieron como la reina Brahne llevaba a cabo un ataque contra la ciudad. El ejército alexandrino logró tomar la ciudad, que sufrió grandes daños. No obstante, Daga, Yitán y Vivi fueron hasta allí, donde se encontraron con el Gran Duque Cid. El grupo decidió que debían ir en busca de Kuja, el verdadero responsable de lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, vivía en el Continente Exterior, por lo que no podían ir en barco volador. Cid les indicó que para llegar hasta allí debían atravesar el Pasaje de los Fósiles, cuya entrada estaba en el Pantano de los Qu.

Daga, Yitán y Vivi se dirigieron al pantano, donde encontraron la entrada al pasaje gracias a Quina, que también se unió al grupo. Allí tuvieron que enfrentarse a Lani, una cazarrecompensas que había sido enviada por la reina Brahne para recuperar el colgante de la princesa, que en realidad era uno de los cuatro fragmentos de la Gema ancestral. Lani fue derrotada y el grupo logró llegar al Continente Exterior. Allí visitaron algunos lugares, incluyendo Conde Petie, donde vivían los enanos, y la Aldea de los Magos Negros.

La Tierra Sagrada y la muerte de la reina Brahne

Uno de los magos negros le dijo a Daga que vio como un dragón plateado, el medio de transporte que solía usar Kuja, se dirigía a la Tierra Sagrada de los enanos. Rápidamente, el grupo se dispuso a ir hacia allí, pero se encontraron con que los enanos les prohibían pasar, ya que solo aquellos que celebraban la ceremonia de unión tenían permitido el paso. Daga y Yitán decidieron casarse según el rito enano para lograr que les dejaran pasar.

Mientras se dirigían a su destino, el grupo conoció a Eiko, una niña que pertenecía a la raza de los invocadores. Eiko los llevó a Madain Sari, la aldea natal de Daga, que al fin logró recordar su verdadero origen. Después de esto, el grupo se dirigió al Árbol Iifa, donde Daga presenció una batalla entre Kuja y una flota dirigida por Brahne. La reina intentó usar a Bahamut, uno de los espíritus de invocación extraídos de Daga, para derrotar a Kuja. Sin embargo, este logró hacerse con el control del rey de los dragones gracias al Invencible. Usando a Bahamut, Kuja logró derrotar fácilmente a Brahne, que acabó falleciendo al lado de su hija adoptiva.

Alexandria y la invocación del espíritu Alejandro

Daga y los demás regresaron a Alexandria después de estos acontecimientos. Allí se empezó a preparar la ceremonia de coronación de Daga, que se convertiría de esta manera en la nueva reina de Alexandria. Sin embargo, antes de que pudiera celebrarse, la ciudad fue atacada por Kuja, que usó a Bahamut para ello. Puesto que ya tenían los cuatro fragmentos de la Gema ancestral, Daga y Eiko lograron invocar a Alejandro, el poderoso espíritu de invocación que había sido sellado en Alexandria. Bahamut fue fácilmente derrotado, pero en ese momento Kuja invocó al Invencible para hacerse con el control de Alejandro. Sin embargo, era Garland quien controlaba en ese momento el barco volador, de modo que usó el Invencible para eliminar a Alejandro. El propio Castillo de Alexandria fue completamente destruido, mientras que la ciudad sufrió gravísimos daños.

Recuperando la voz

Después de estos acontecimientos, el grupo se dirigió a Lindblum, donde fueron acogidos por el Gran Duque Cid. Debido al trauma sufrido, Daga perdió la voz, aunque Toto manifestó que seguramente acabaría recuperándola con el tiempo. A pesar de ello, decidió acompañar al grupo en su búsqueda de Kuja. Tras varios acontecimientos en los que el grupo visitó diversos lugares, incluyendo el Palacio del Desierto de Kuja, Oeilvert, Est Gaza y el Volcán Gulug, el grupo regresó a Lindblum. Sin embargo, Daga decidió dirigirse sola hasta Alexandria. Fue allí donde la encontró Yitán, que descubrió en ese momento que Garnet había recuperado la voz. Ella tomó una vez más la daga de Yitán y la usó para cortarse su coleta.

La derrota de Kuja y Tiniebla Eterna

Daga siguió acompañando al grupo durante el resto de su aventura, derrotando finalmente a Kuja en el Mundo Cristalino, así como a Tiniebla Eterna, una poderosa entidad que quería devolver el mundo a la nada. Paradójimante, el grupo fue salvado por el propio Kuja que, arrepentido por sus acciones, usó sus últimas fuerzas para transportar al grupo de vuelta a Gaya, concretamente a las inmediaciones del Árbol Iifa. Daga y los demás fueron encontrados allí por Cid. Posteriormente, todos decidieron irse en el barco del Gran Duque, salvo Yitán, que regresó al Árbol Iifa para intentar salvar a Kuja.

Regreso a Alexandria y reencuentro con Yitán

Daga regresó a Alexandria, aunque no volvió saber nada de Yitán en mucho tiempo. Con ella como nueva reina, tanto la ciudad como el castillo fueron totalmente reconstruidos. Algún tiempo después, la banda teatral Tantalus regresó a Alexandria para volver a representar la obra "Quiero ser tu canario". Daga invitó a todos sus amigos para que pudieran asistir. Durante la obra, se reveló que el personaje que supuestamente debía ser interpretado por Marcus en realidad era Yitán. Rápidamente, Garnet se levantó de su asiento y fue en su busca. Finalmente, el reencuentro entre Yitán y Daga se materializó en el escenario con un fuerte abrazo, que estuvo acompañado por el aplauso de todos los asistentes.




  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial