Jueves, 28 de Agosto de 2014 11:25
Título
Foro
 

Cid (Final Fantasy X)

De La Capital Olvidada

Líder de los albhed, padre de Rikku y Hermano, y tío materno de Yuna. Tras la destrucción del primer Hogar por parte de Sinh, fue Cid quien reunió a todos los albhed y creó un nuevo Hogar en la Isla Bikanel. Hace ás de diez años, su hermana se casó con un sacerdote de Yevon llamado Braska. Debido al enfrentamiento que había entre ambos grupos, Cid tuvo una fuerte discusión con su hermana y dejó de hablarle. Tras el nacimiento de Yuna, Cid decidió hacer las paces con ella, pero fue asesinada por Sinh mientras se dirigía al Hogar.

Contenido

Secuestrando invocadores

En un momento dado, fue él quien envió a sus hijos en busca de un barco volador a la Isla de Baaj, donde finalmente lo encontraron siguiendo las indicaciones de unos antiguos manuscritos. Posteriormente, el barco volador fue llevado al Hogar y bautizado como Fahrenheit, aunque inicialmente no se puso en funcionamiento. Cid también ordenó a los albhed que capturaran a los invocadores para detener su peregrinaje y evitar que tuvieran que sacrificarse para derrotar a Sinh. Por esta razón secuestraron a Dona e Isaaru, que fueron llevados al Hogar.

Cuando Yuna llegó al Desierto de Sanubia, los albhed lograron capturarla y la llevaron al Hogar. Sin embargo, inmediatamente después el Hogar fue atacado por los guado, que usaron para ello un ejército de monstruos. Los guado lograron llevarse a Yuna, y Cid decidió hacer explotar el Hogar para acabar con los monstruos. Para escapar de allí usó el barco Fahrenheit, lo que se convirtió en el primer viaje por aire después de mil años. También escaparon en el barco todos los albhed supervivientes, los guardianes de Yuna, Isaaru, Maroda, Pacce, Dona y Rin.

Ayudando a Yuna y sus guardianes

Como capitán del Fahrenheit, Cid condujo a los guardianes de Yuna hasta Bevelle, donde la joven invocadora estaba a punto de casarse con Seymour. Antes de llegar, el grupo tuvo que enfrentarse a Efrey, la bestia guardiana de Bevelle. Tras derrotar al monstruo, el grupo pudo bajarse en Bevelle, mientras que Cid se vio obligado a realizar un aterrizaje forzoso en la Llanura de la Calma. Inmediatamente después, los albhed comenzaron la reparación del barco volador.

Cuando el Fahrenheit estuvo completamente reparado, Cid se dirigió con él hasta las Ruinas de Zanarkand, donde Yuna y sus guardianes acababan de derrotar a Yunalesca. A partir de ese momento, el grupo de Yuna usó el barco volador para viajar libremente por Spira, mientras Cid y los albhed se preparaban para la batalla definitiva contra Sinh.

Finalmente, Yuna y sus guardianes se enfrentaron a Sinh desde la cubierta del Fahrenheit. Cid tuvo un papel importante durante la batalla, ya que fue el responsable del disparo de varios misiles que desprendieron los brazos de Sinh. Después del enfretamiento, el barco volador se introdujo en el interior de Sinh, donde eventualmente Yuna y sus guardianes derrotarían a Yu Yevon, acabando con Sinh para siempre.

Transformando las Ruinas de Zanarkand en atracción turística

Tras la llegada de la Calma Eterna, Cid decidió convertir las Ruinas de Zanarkand en una atracción turística, para lo cual contó con la ayuda del exinvocador Isaaru. Pretendía reunir dinero suficiente para reconstruir el Hogar, si bien no era necesario hacer tal cosa, ya que los albhed se habíán diseminado por Spira y ahora eran aceptados por el resto de la población.

En un momento dado, Yuna, Rikku y Paine se dirigieron a Zanarkand, donde descubrieron lo que estaba ocurriendo. Rikku y Yuna le recriminaron sus actos, lo que hizo que Cid decidiera marcharse a la Llanura de los Rayos para pensar en lo sucedido. Isaaru se quedó como único responsable de las Ruinas de Zanarkand después de esto. Yuna, Rikku y Paine tuvieron un par de breves encuentros con él en la Llanura de los Rayos, donde Cid llegó a disculparse con Yuna por lo que había hecho.

A bordo del Celsius

Algún tiempo después, Cid descubrió la entrada a una extraña cueva que se encontraba en la Llanura de los Rayos y que estaba habitada por máquinas milenarias. Cid decidió explorar la caverna, pero un momento fue herido y se vio incapaz de regresar. Afortunadamente, Yuna, Rikku y Paine lograron dar con él y lo llevaron a bordo del Celsius, el barco volador de las Gaviotas.

Durante su estancia en el barco, Cid tuvo varias discusiones con Hermano y Rikku, ya que empezó a criticar sus acciones y la manera en la que llevaban el mantenimiento del Celsius. A pesar de ello, sus hijos le permitieron permanecer en el barco hasta la derrota de Vegnagun y Shuyin. Después de esto, Cid decidió convertir en atracción turística las Termas del Monte Gagazet, para lo cual contó con la ayuda de Oaka XXIII. Una vez más, pretendía reunir el dinero necesario para reconstruir el Hogar.

  • Página
  • Discusión
  • Ver código fuente
  • Historial